CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, 29 de diciembre de 2009

Una sola respuesta ...


Después de ver, en el gráfico adjunto, una estadística de la mayoría de las confesiones religiosas existentes en nuestro mundo y de los practicantes de cada una incluidos los agnósticos y ateos, pienso que, dentro de ese gráfico están comprendidos casi todos los habitantes (humanos, por expresarlo de alguna forma) de nuestro planeta.

A mí, contemplando el mundo, me surge una pregunta rápida: ¿De qué sirven las religiones?

Todas y cada una de ellas, al margen de las deidades a las que adoren, predican el amor al prójimo como base de sustentación de las mismas…

¿La práctica real de estas religiones, al margen de la existencia de los dioses que todas ellas defienden como el auténtico, no haría de este mundo un mundo en paz, justo, solidario, equitativo?

¿Es así nuestro mundo?

Vuelvo a hacerme la misma pregunta y sólo encuentro una respuesta

Una sola respuesta…

domingo, 13 de diciembre de 2009

Al fin



Creo que vivimos en un mundo que está en guerra permanente. Hay guerras oficiales, históricas como la de Israel y Palestina, guerras potenciadas con la absurda excusa de “conservar la paz”; guerras entre razas, entre etnias, guerras religiosas, entre “hermanos”, de tipo laboral, entre “amigos”, guerras encubiertas, subterráneas … Todas ellas, creo yo, con el único fin de ostentar, perseguir, conquistar el poder en los diferentes ámbitos para exaltación de egos personales o colectivos, porque la ambición desmedida, sin control, no es más que eso…

Este tipo de actitudes, se refleja claramente en lo cotidiano, ya que por parte de todos los medios de poder, se vierten conceptos competitivos en el peor sentido del término: La guerra por parecer mejor, por ser más moderno, más guapo, por tener más, ser mejor considerado familiar o socialmente y raramente, por ejemplo, a través de los medios de comunicación nos llegan mensajes diferenciando el ser del tener y hasta las confesiones religiosas que predican el altruismo, el amor al prójimo, la generosidad y otros valores muestran, en la práctica, su adhesión a lo establecido o al sistema.

Hay guerras subterráneas dentro de un mundo espiritual, muy en boga, mal llamado de crecimiento, que de espiritual tiene poco y de crecimiento menos, puesto que, afortunadamente no en todos los casos, se compone de teorías que no se reflejan en la vida cotidiana porque de lo contrario el mundo no estaría como está. Guerras por ser (parecer) el más generoso, el más desinteresado: el más de lo más, y para ello se emplean las técnicas más descabelladas, absurdas, inmaduras e infantiles, las más despiadadas; todo ello, eso sí, encubierto de un raro sentido de la justicia, de defensa de derechos que, ateniéndose a lo que se consigue globalmente, ni se sabe cuáles son; al fin, teorías y más teorías, pero que desembocarían en hipotéticos resultados que, según va pasando el tiempo cada vez tardan más en producirse o no llegan nunca.

Y las costumbres se van relajando, permitiendo cosas antes inaceptables con la excusa de una evolución que no mejora lo pasado, ignorando que somos referentes para los que vienen detrás y que se van imponiendo y dando por buenas actitudes que en el fondo cualquier doctrina política, social o religiosa rechazaría por principio en su ideario.

Sí, cada cual elije su mundo, su energía, se mueve por donde quiere moverse (¿?), pero hay demasiadas actitudes institucionalizadas, demasiada mentira encubierta y disfrazada, y sin querer jamás ofender ni personalizar, sin querer que nadie se sienta aludido porque en lo que me estoy basando es en lo que yo percibo, hay dentro de mi una parte, que no me atrevería a calificar como conciencia por miedo a engrosar las filas del sinsentido y el despropósito, que se niega a aceptar muchas de las imposiciones que se califican como libertades…

Y al fin, lo que me va quedando, es la súplica interior, el procurar en la práctica luchar por que desaparezca de mi vida todo aquello que pretenda otra cosa que no sea dar un paseo por la existencia de manera amable, pacífica, haciendo lo posible por conseguir de este mundo un lugar mejor, más agradable, más justo, más equitativo, más bello en la medida que nos sea posible, sin grandes gestas ni actitudes heroicas, sólo formando parte de esa mayoría (que me temo que cada vez lo es menos) más o menos silenciosa, pero a ser posible consciente más allá de lo que se puede percibir, y de esta forma, como decía, sin actitudes que puedan pasar más que a la propia historia a ser posible desconocida en lo externo, poder llegar hasta donde lleguemos.

Eso es lo único que pretendo y desde luego, vivir mi propia vida, que tan propia es, como la de cada cual, y para mí sagrada, y viviendo sólo por vivir como yo entiendo, ocupar mi espacio y dejar lugar para todos, sin invadir, aunque sin levantar fronteras, bueno sí…

Con una única e inamovible premisa, la del respeto propio y ajeno

domingo, 15 de noviembre de 2009

Decálogo de una adolescente


Hoy, limpiando una estantería en la casa de mi madre, tomé en mis manos un libro que no veía hace muchos años; al abrirlo encontré entre sus páginas un papel doblado con un decálogo que a continuación transcribo. Me hizo sonreír y hasta acudieron unas emocionadas lagrimitas a mis ojos...

Lo escribí hace cuarenta años

"Me aburren aquellos que en lugar de opinar decretan, me aburren las frases hechas, las muletillas, el lenguaje complicado, los gestos copiados, las frases grandilocuentes.

Me aburre J. Ángel cuando me dice como cargado de razón ¿Y bien? Y cuando le pregunto que “y bien qué”, me suelta eso de: Cuéntame algo… Pero… ¡Si fuiste tú quien me pediste una cita!

Me aburre tener que hablar porque quien me acompaña (J. A.) no soporte el silencio

Me aburren los que hacen suyas frases y pensamientos que no lo son, sobre todo si fui yo quien se los descubrió

Me aburre lo que entienden casi todos por libertad

Me aburren, me cabrean, me sacan de quicio, todos los que caminan bajo palio visible o invisible…

Me aburren los que me miran las tetas antes de saber cómo son mis ojos y conocer el timbre de mi voz

Me aburren los curas.

Me aburren horriblemente las monjas del cole con sus primeros viernes de mes y las mentiras que no se creen ni ellas mismas.

Me aburre (muchísimo) lo que mis padres esperan de mí."

En fin... jajajaaa. Después de cuarenta años, me siguen aburriendo algunas de estas cosas, aunque otras eran sólo producto de la edad.


sábado, 14 de noviembre de 2009

Queridas arrugas


Hoy es un día, para mí, de agradecimiento a la vida por circunstancias que al ser personales, más concretamente, familiares, no vendría al caso especificar en este espacio, pero sí dar cuenta del sabor o el sentimiento que estas circunstancias han dejado en mí después de pasar por situaciones que, por la gravedad o la profundidad de las mismas, ponen a prueba todos los valores, creencias, actitudes y algunos niveles personales que no se detectan en lo cotidiano, cuando todo parece que sigue un curso conocido.

Por todo lo puntualmente vivido, agradezco enormemente a la vida las arrugas que surcan mi rostro, que son inversamente proporcionales a otros valores internos y también a lo que la situación experimentada requería de mí en todos los aspectos de la misma.

Cuando una circunstancia excepcional requiere toda nuestra atención, como decía, es cuando se pone a prueba lo que somos, lo que nos sustenta, se miden nuestras fuerzas, nuestros valores, nuestra resistencia, y al concluir la misma, casi sin darnos cuenta, hacemos un balance reparador para volver a situarnos, por decirlo de alguna manera, en la normalidad.

Este balance, sin entrar en detalles, me ha conducido a darme cuenta de que no me cambio por nada ni por nadie y no restaría no ya un año sino un solo segundo, ni como decía ni una de las arrugas que surcan mi rostro para convertirme en alguien diferente a lo que soy, precisamente porque la vida me ha conducido hasta el punto en el que me encuentro.

Por lo tanto, queridas arrugas, no os olvidéis de seguir apareciendo (dulcemente, a ser posible) a medida que mi caminar lo requiera.

domingo, 8 de noviembre de 2009

¿Cómo es tu mundo? (cuento del más acá)

Mi mundo es cambiante, diferente cada día, aunque procuro que no se me escape de las manos y para ello, cada mañana al despertar, dibujo, más bien hago un boceto del mundo en el que deseo vivir, claro, con una "plantilla predeterminada" producto de mi experiencia, ya que no quiero prescindir de ciertos elementos porque yo mismo dejaría de existir y en ese terreno nunca me he movido porque mi mundo ya no sería mi mundo sino un mundo cualquiera, y a mí no me gustaría moverme en un mundo cualquiera, producto de otras voluntades.

Bien, pues, dejando a un lado los elementos fijos que no voy a enumerar porque cada cual tiene los suyos, los que ha elegido antes del antes, para conformar su realidad y que, dentro de una serie de variantes son iguales y a la vez diferentes, constituyendo, junto con la experiencia, el "decorado" particular en el que después girará la historia de cada cual; la mía, aunque comience y finalice en el transcurrir de un solo día, que eso también forma parte de la propia elección, me resulta muy interesante, aunque no siempre lo haya sido, pues (mal) viví una gran parte de mi camino pensando que no podía hacer más que esperar que los acontecimientos que yo suponía que deberían llegar, llegaran, cosa que raramente ocurría, para así poder decidir el paso siguiente, con lo cual estuve todo ese tiempo enfadado con el destino y siendo un actor secundario, casi diluido en el decorado, en lugar del protagonista, guionista y responsable de mi historia.

Un día, hacia los treinta, me di cuenta de que la vida que había llevado hasta ese momento, había sido diseñada por otros y no me gustó esa idea, así que empecé a investigar recorriendo mundo, pero no un mundo cualquiera, que en aquel ya me encontraba, sino mi propio mundo, hasta entonces desconocido, aquel al que sólo uno mismo puede acceder.

Después de un periodo de análisis que no podría cifrar en el tiempo, supe que si bien hay, como decía, una serie de elementos fijos en los que podía establecer variables, hay otros que forman parte de la voluntad, la creatividad, el deseo, y con esos elementos variables y los propios basados en la experiencia personal, establecí el principio del "ser-yo-el-autor-realizador-guionista-productor" , así que llevo ya más de dos décadas escribiendo mis guiones, o mejor, decidiendo lo que quiero hacer, eso sí, siempre abierto a la intervención de otros que también forman parte de mi historia y además, casi siempre con algunos proyectos de los que no puedo hablar porque entran dentro de lo que considero lo personal e intransferible, ámbito de lo más importante, como todos sabéis por experiencia propia.

Reconozco que a veces se cuelan “gazapos”, que esos al moverse en "mundos cualesquiera", llegan a los ajenos intentando cambiar, criticar o destruir aquello que temen o no comprenden, pero no los elimino sino que procuro encajarlos en el apartado de la experiencia porque nada es despreciable, (y menos los gazapos, que andan toda la existencia despistados de un lugar para otro, aunque un día escribiré sobre ellos, porque los hay de varias clases y algunos muy dañinos) en este trabajo si lo que se pretende es VIVIR….

domingo, 25 de octubre de 2009

¿Realidad?


El mundo está lleno de mitos, unos reales y otros ficticios, pero tanto da si “alguien” cuyo rastro o recuerdo ha servido para mejorar la vida o el comportamiento humano, fuera real o simple producto de la imaginación de otro.

Tenemos la fea costumbre de echar por tierra cosas válidas con la excusa de que su procedencia no es auténtica, de que no son reales… Pero ¿qué es la realidad?

Al hilo de esto, recuerdo que hace muchos años, hice un curso de Control Mental, denominación que nunca me ha parecido exacta para lo que se compone de una técnica de meditación y visualización creativa, que algunos aprenden por sí mismos, a base del mantenimiento en la imaginación o en el corazón del deseo de que algo suceda en su vida o en la de otros, y reconociendo que, como todo, esto puede darse en el aspecto tanto positivo como negativo, (allá cada cual con sus deseos y las consecuencias de los mismos) no dista un ápice de esta técnica a la que aludía en un principio.

Pues bien, recuerdo, con mucho cariño por lo que supuso para mí en aquel momento, que, dentro de esta técnica, se creaba (desde el punto de meditación/visualización) un laboratorio imaginario en el que existían una serie de elementos fijos y otros que “aparecían”, según las características, creencias conscientes o no, educación, cultura, del sujeto, diferentes en cada caso.

En esa meditación pude “ver”, grabado en una de las puertas de ese laboratorio, un sol, y en la otra un árbol . Al dirigirme al interior en el estado meditativo que comentaba, aparecía un alquimista representado por un anciano con sus matraces que me miraba y me hacía un gesto de que me acercara.

Al terminar el curso, le comenté a la amiga que me había recomendado la realización del mismo que, si todo eso que yo había percibido era irreal, de qué servía ayudarse de algo así (con el tiempo descubrí que eran símbolos de mi estado interior de búsqueda) y su respuesta fue: ¿A ti te sirve? ¿Te ayuda? Entonces, qué importa si son reales o no…

Si lo son para ti, siempre teniendo claro que es otra parte de tu realidad, la no tangible, la del otro lado ¡eso es lo que cuenta!

No tienes que dar cuentas a nadie, no tienes que convencer a nadie…

¡Sigue tu camino con lo que te encuentres!

Hay quien sitúa, generalmente por desconocimiento, todas estas disciplinas, si así queremos llamarlas, dentro de algo poco menos que indigno, cosas raras de gente extraña, pero sin embargo van a la iglesia a rogar a dios que les ayude y ponen en ello toda su fe, cosa por otra parte que considero de lo más digno y humano, aunque yo no crea en ello, pero…

¿Qué diferencia existe entre una y otra técnica? ¿Cuál de las dos o de otras tantas es más real?

jueves, 22 de octubre de 2009

Mi ambición


¡No tienes ambición! Esta frase me la has lanzado casi como un insulto y has añadido

¿No te das cuenta que pierdes una oportunidad que puede no volver a presentarse?

Ganarías mucho económicamente …

Tendrías mayor prestigio laboral …

Serías la primera en …

Sólo he contestado que el dinero no me proporcionaría tiempo para mí y los míos

Que el estar en ese “lugar” me impediría tener libertad para hacer un alto cuando lo necesitara

Que mis pinceles se secarían, mis libros se llenarían de polvo y mis escritos personales dejarían prácticamente de existir, por no hablar de mis “caminatas reflexivas”, mis momentos de soledad elegida, las largas conversaciones con mis amigos.

No, no poseo ese tipo de ambiciones que me impedirían ser dueña de mi tiempo y por tanto de mi vida.

No me has insultado; tus palabras son, para mí, un halago…

domingo, 11 de octubre de 2009

Miedos


“Atravesando la barrera del miedo encontramos la libertad”

He escuchado esta frase en una película malísima, pero me ha llevado a la reflexión, así que doy por bueno el haberla aguantado entera.

El miedo es algo presente en la vida de todos los humanos; seguramente es el primer sentimiento al abandonar el seno materno, la constante a través de la cual se nos “educa” a lo largo de la vida.

El sentimiento de soledad no es más que miedo, y la inseguridad, y la pasividad o la huida ante la adversidad que, afrontándola, podría ser el camino que nos condujera hacia el equilibrio; lo es, aunque parezca mentira, la búsqueda del poder y también la búsqueda de la trascendencia. Por miedo se cometen las mayores atrocidades, se priva de libertad a quien se teme; es el miedo el que lleva a algunos a manipular a otros…

Desde mi punto de vista, la mejor forma de perderlo es enfrentándose a él y a las situaciones que lo provocan.

Mientras no se pierda el miedo, principalmente a la propia verdad, a ser conscientes de lo que habita nuestro interior tanto positivo como negativo, no llegará la oportunidad de ser quienes somos y unido a esto considerarnos seres libres y ejercer como personas maduras.

El miedo paraliza, atrofia, bloquea y nos hace protagonistas de una realidad que no es nuestra porque no es producto de nuestra libre elección sino de aquello o aquellos que generan ese miedo.

martes, 6 de octubre de 2009

Con mis mejores deseos...


Últimamente me llegan noticias por diversos medios sobre la (supuesta) existencia de “un poder, una especie de club, o sistema oculto” constituido por personajes de la vida real, con nombres y apellidos que todos conocemos, que serían quienes deciden lo que creemos que “decide” el poder establecido u oficial en cuanto a la realidad que nos llega a las personas de a pie sobre los sucesos que se desarrollan en nuestro mundo a todos los niveles. Para entendernos: Los que mueven los hilos por encima de los que dan la cara…

Este poder parece no estar constituido por extraterrestres ni seres de otro plano de existencia como afirman algunas leyendas, que sobre eso hay mucho mito y mucha basura, sólo pensar en todos los ovnis y demás vehículos cargados de bichos raros que según tantos afirman, están viniendo de fuera de nuestro sistema solar desde los años cincuenta, que ya podían haber tenido tiempo para aterrizar y echar algún discursito coherente, hasta esos supuestos seres de luz siempre dispuestos a salvarnos de nuestra histórica "maldad" que contactan, por canalización (¿?) con determinados fulanitos que difunden unas doctrinas aún más raras que las inventadas en nuestro mundo, y que al final no sirven para que los seres humanos seamos todo lo humanos que deberíamos, todo esto salvando la literatura de ciencia ficción de la cual disfruto muchísimo y hasta en alguna ocasión me he atrevido a abordar con mi pluma.

Y entre unas cosas y otras, todavía hay quien sigue creyendo lo del fin apocalíptico, bien sea de forma cruenta como sostienen algunas religiones o la más moderna versión del 2012, tan absurda como la otra, en el que sufriremos las consecuencias de nuestros malos actos, eso sí por categorías, que parece que los hay “muy elevados” y dignos de salvarse de una explosión atómica o de cualquier catástrofe natural o artificial, creada por nuestra mala cabeza, y son esos “elegidos” los que se transubstanciarán del tirón o se marcharán en vehículos invisibles a diferentes paraísos, en cuanto la cosa se ponga fea.

Al final, lo que ocurre es que hay tal cantidad de información referida a sociedades secretas, grupos de conspiración, nuevas y antiguas eras, y otras variaciones sobre el mismo tema en todos los ámbitos tanto políticos como económicos o espirituales, que se puede caer en el error de no distinguir lo real de lo que no lo es o más bien de no saber separar la paja del grano y lo que se consigue es llegar a un estado de confusión que puede llevar al auténtico desequilibrio.

Sin embargo, la realidad, es que aquí seguimos, hombres y mujeres de este planeta, los que no decidimos nada, más allá de lo que se refiere a nuestra vida con los recursos con los que contamos, y que ni siquiera sabemos dónde se encuentran esos hilos invisibles de los que mandan; los que no queremos más poder que el resultante de vivir honestamente, esos a los que nos gustaría que el mundo fuera mucho más justo, más fraterno y más altruista, y que hacemos lo posible, a través del pequeño o gran poder que nuestro corazón nos proporciona para que así sea, militantes de un grupo bien conocido, nada secreto, esotérico ni oculto

El de la buena voluntad

Ese grupo, club o sociedad, es el que deseo, o al menos me gustaría que decida lo que pasa y pasará en este mundo.

Lo demás lo dejo para esos “poderosos señores de lo oculto”, dioses y diosas de segundo orden

Y con mis mejores deseos, les regalo lo que me corresponda, suponiendo que algo me toque, ya que la codicia, las ansias de manipulación y la soberbia no caben en el alma que es lo único que pretendo llevarme cuando me vaya…

jueves, 1 de octubre de 2009

Metas


Perseguir una meta lleva consigo dirigir todo nuestro esfuerzo, nuestro pensamiento, todos nuestros recursos, hacia un solo objetivo; mientras tanto, la vida no se detiene, sigue sucediendo llena de acontecimientos, con infinitas posibilidades que dejan de existir si todo lo que hacemos es perseguir esa meta que nos hemos fijado.

La vida sigue adelante, pero la ignoramos… Lo peor que puede ocurrirnos en estos casos, es alcanzar esa meta, porque además de haber perdido muchas oportunidades de vivir, ya no nos quedará nada por lo que luchar; como mucho nos plantearemos otro objetivo volviendo a ignorar lo que a nuestro alrededor sucede, pero antes o después lo alcanzaremos… Puede que entonces seamos conscientes de todo lo que nos hemos dejado en el camino.

Se pueden tener ilusiones, plantearnos determinados retos y llevarlos a cabo, pero sin dejar la vida en ellos, sin olvidar que para llegar de un punto a otro, existe un paisaje intermedio y si no disfrutamos de él, desaparecerá antes de hacerse real, ya que si no lo apreciamos, si no somos conscientes, es como si nunca hubiera existido.

Todo esto me recuerda a un cuento oriental cuyo autor no recuerdo, en el que un hombre se pasa gran parte de su vida buscando a dios; recorre pueblos, ciudades, aldeas, preguntando a todo el mundo donde se encuentra la casa de dios. Un día, alguien le indica donde se encuentra e. ilusionado corre hacia la puerta de la casa y cuando se dispone a llamar, se da cuenta de que si lo hace, todo habrá terminado, ya no tendrá nada a lo que dedicar el resto de su vida. Da media vuelta y de forma rápida y silenciosa por si dios le escucha y abre esa puerta, desaparece de aquel lugar.

Cuando ha recorrido suficiente distancia para no ser descubierto por dios, se para en medio de un camino; está anocheciendo y la belleza del paisaje le deja embelesado, le emociona hasta el punto de dar gracias por lo que contempla. ¿Cómo no lo habré apreciado antes? Se pregunta, pues no es la primera vez que pasa por aquel lugar, y se da cuenta de que ocupado en buscar a dios por todas partes, no reparó en lo que ocurría a su alrededor mientras recorría los caminos.
.
Se olvidó de vivir...

lunes, 28 de septiembre de 2009

Herencias


Nunca como ahora, y tengo ya unos años, he sido testigo de tanta queja, tanta insatisfacción, tanta ambición absurda, tanta vacuidad en los valores individuales y sociales, y nunca como ahora, a pesar de la tan traída y llevada crisis, se ha disfrutado (¿?) de tantas cosas superfluas…

No voy a afirmar que todo está bien ni tampoco puedo olvidar a aquellos que carecen hasta de lo más básico frente a los que en el mundo “desarrollado” nadamos en la abundancia más escandalosa. Aún así, creo que la vida, contemplada de manera objetiva, es una experiencia tremendamente bella, enriquecedora, llena de posibilidades, de libertad para hacer de nuestro paso por este mundo algo que tenga sentido aunque sólo sea para nosotros mismos. Por esto, me parece absurdo medir la felicidad, el éxito o el fracaso a través de logros materiales.

Cuando llega el momento, por poner un ejemplo del que todos participaremos antes o después, de tener que despedir a alguien querido, en medio del dolor que esto causa, por el inevitable vacío que se produce en el corazón de quien lo ama, es cuando se es consciente de que todo lo que se pueda poseer, no aminora en lo más mínimo el dolor que se pueda sentir o que aquello que el que se marcha poseyera a nivel material, que en ocasiones ha sido acumulado a través del esfuerzo de toda su vida, es lo único que no puede llevarse al otro mundo, sin embargo, si aquel de quien nos despedimos deja un legado de amor tras de sí, en todas sus vertientes, sabemos que partirá acompañado de la paz y la felicidad que esto proporciona y que dejará a los suyos una estela de dulzura que nunca olvidarán.

Ésta y no otra es la herencia que deseo dejar a los míos…

jueves, 24 de septiembre de 2009

Tus ojos...


Cuando era niña decían que para tener hijos había que casarse y encargarlos a Paris, y de allí, en una fábrica de bebés, los elegía la cigüeña encargada de todo aquello para llevarlos a su destino, no sin antes procurar que el bebé se pareciera a sus padres.

Aunque fuera una historia absurda basada en esa vertiente pecaminosa que tenía la sexualidad en la cultura judeo cristiana, a mí me hacía una ilusión tremenda levantar la vista al cielo y ver volando una cigüeña porque pensaba que un bebé iba a llegar a cualquier hogar donde lo esperaban con ilusión y me planteaba cuántos encargaría yo cuando fuera mayor…

A ti no te encargué, viniste por decisión propia, y creo que eres de lo mejor que me ha pasado en la vida; nunca imaginé que un hijo pudiera enseñar tanto hasta sin mediar la palabra.

Y es que, desde que te miré a los ojos, nada más nacer, porque eso es lo que más llamó la atención de ti cuando llegaste a este mundo, supe que tú y yo íbamos a entendernos, con sólo mirarnos.

Así que, esta vez pasé de todos los consejos de “no cojas en brazos a la niña porque luego no quiere estar en la cuna” o “sólo dale de comer cada cuatro horas porque si no, te tiene todo el día atada y se convertirá en una tirana”. ¡Qué tontería! yo nunca he creído que un bebé sea un tirano; es simplemente un ser desvalido, desconcertado y asustado por lo que supone pasar de estar en un lugar perfecto, acogedor, seguro, como es el seno materno, a todo el guirigay de este mundo en que vivimos y necesita amor para poder seguir adelante.

Cuando llorabas te tomaba en mis brazos y te acunaba cantándote muy bajito, para no asustarte, y si tenías hambre, a cualquier hora, te acercaba a mi pecho y te dejaba ahí mientras acariciaba tu cabecita; tú me mirabas fijamente con esos ojos negros bordados de pestañas, y, al rato, te quedabas plácidamente dormida y yo te contemplaba durante horas hasta que volvías a llamarme… Si no podías dormir, te tumbaba boca abajo sobre mí de forma que tu cabecita descansara en mi pecho y pudieras oír mis latidos; tomaba uno de tus pequeños pies en mi mano para darte un masaje suavecito en esa zona que me habían contado que favorecía la calma y entonces sonreías con cara de felicidad.

A veces venía a mi memoria el cuento de la cigüeña y yo misma sonreía, ya que la belleza de la realidad no puede compararse con ningún cuento.

Pero a ti no te trajo la cigüeña, viniste porque quisiste, porque alguien te dijo que yo siempre te había esperado

Aún hoy, que ya eres adulta y que cada cual hacemos nuestra vida, tus ojos siguen hablándome sin palabras.

(P.D. jajajaaa: Vale, admito que puede existir algo de eso que llaman “pasión de madre”)

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Redes


Hace poco recibí una invitación a una nueva red social, un “lugar” que en principio se mueve por el bien común, donde se intercambian de manera, más o menos altruista, las cosas más insospechadas, y no sólo objetos como podría ser un rascador para gatos o una vajilla completa, sino, por ejemplo, masajes terapéuticos, reiki, compañía para quien se encuentre solo o conversaciones en otros idiomas, recetas o clases de cocina… Todo a cambio, únicamente de tiempo; tiempo como “moneda” para disfrutar de cualquiera de las cosas que allí se ofrecen.

Me llamó la atención y hasta me gustó el concepto por el que se mueve dicha red, sin embargo, en cuanto la palabra “red” aparece en el panorama, una servidora se pone en posición defensiva… Sí, de acuerdo, Internet es una red y aquí estoy y en ella realizo gran parte de mi trabajo, pero estas otras, y hablo de las más conocidas en las que se mueve todo el mundo, en las que parece que si no estás, no existes o eres una cacatúa o una remilgada, hacen que suenen mil señales de alarma en mi interior…

En resumen, que prefiero no existir a que me empujen y me observen por todos lados o que tengan acceso a una foto que yo haya puesto en lo que creo que es sólo mi espacio y el de mis invitados y ésta pueda ser utilizada bien o mal pero sin saber yo por donde y con quien anda, por no hablar de que los datos que incluyas al inscribirte, permanecen siempre allí aunque te des de baja, aunque los mismos sean ficticios, pero no todos toman esta precaución, que por otra parte no resulta ser tal, puesto que en las conversaciones que mantengas, siempre se vierte algún detalle de tu vida real a disposición de cualquiera que pueda entrar, y más si ese cualquiera, tiene alguna intención no del todo transparente.

Eso sí, con todos mis respetos para los que disfruten de dichas redes…

domingo, 20 de septiembre de 2009

Algunos de los principios que me impulsan en el camino


No hables de quien no está presente, pero si has de hacerlo, olvida su nombre


Cuando pierdas, olvida la derrota y guarda la lección.


Olvídate de tus enemigos, después de haberte puesto en su lugar, y dejarán de existir.

Recuerda con respeto y agradecimiento a quien te hizo bien.


Honra siempre a tus mayores; sin ellos no existirías...

martes, 15 de septiembre de 2009

Independencia


La más alta cualidad de un ser realizado consisten en ser independiente de la buena o mala opinión de los demás. (Abraham Maslow)

La libertad es, precisamente, la firmeza para construir de manera independiente, el propio camino.

Tanto el principio como el fin del mismo residen en lo más profundo del alma.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Y... VII (El viaje)


De repente fue consciente de lo que estaba ocurriendo, pero a pesar de eso, se resistía a creer que… Así que, los verdaderos manipuladores no eran los Salvadores… ¡El Grupo de Pensadores! Y él había caído en la trampa…

De manera que llevaba todo este tiempo renunciando a la auténtica libertad sólo por apoyar a quienes se resistían a dejar que este planeta ascendiera en su nivel, simplemente por ostentar el poder… ¡Qué inocente había sido! Estaba apoyando al lado oscuro, pero de no ser por esa experiencia, no habría llegado a confiar en aquellos que tanto le habían ayudado…

Entre tanta confusión, le vino algo a la memoria y se dirigió rápidamente al hall donde Sinem le había dejado algo al despedirse con la promesa de no abrirlo hasta estar seguro de necesitarlo. Abrió el pequeño paquete que había encima de la mesita y sacó un colgante con el anagrama de la Confederación, el mismo que llevaban Los Salvadores; se detuvo contemplándolo y a continuación lo colgó con orgullo de su cuello. Ahora sí, acababa de elegir su destino… Lo conectó y sintió una paz inmensa, y en contra de lo que pudiera parecer, se sintió verdaderamente libre.

Unos minutos más tarde, recibió una video llamada de Sinem. Notó al S1 como emocionado y pensó en el implante que perdió en el accidente… Jajajaaa, rió Sinem, leyéndole el pensamiento... Pero amigo mío ¿De verdad crees que perdí algo en el accidente? ¿Cómo puedes pensar que todo lo ocurrido obedece a la realidad? Esa versión que hicimos creer a los Pensadores es una farsa para ganar tiempo y darles la oportunidad de rectificar a través de los informes que vas presentado.

¡Me siento tan feliz por ti! Eres el segundo humano de los cien que están en tu situación que se ha colgado el distintivo: ¡Bienvenido a la luz! ¡Ah! Y no te preocupes por el informe; ya lo he pasado en tu lugar. Pero, preguntó él: ¿Por qué no los detenéis por las buenas? Te dije que la elección aún está en vuestras manos; tenemos establecido un tiempo para aprender, un tiempo para la reflexión, y finalmente, otro periodo para decidir en qué lado quedarse… Os lo debemos y respetaremos lo que finalmente queráis hacer. Libre albedrío ¿Comprendes?

El continuó interrogando: ¿Y los que elijan quedarse con ellos? Seguirán su camino, amigo… Pero a partir del momento final, no podrán nada contra los que hayáis decidido integraros en la luz; estaréis fuera de su alcance, a tal punto que ni siquiera percibirán vuestra existencia, y te aseguro que absolutamente todos los humanos, viviendo diferentes experiencias, tendrán la oportunidad de elegir.

Perdió la noción del tiempo sumergido en sus reflexiones en medio de ese nuevo sentimiento de paz, felicidad y equilibrio que iba aumentando a medida que conectaba con su parte más profunda. Cuando las luces empezaron a perder intensidad, fue consciente de que había comenzado el horario restringido y como cada noche, se dirigió al Módulo de Entrega. Al sentarse en el sillón se dio cuenta de que el casco para la misma no se encontraba en su lugar; había simplemente una especie de pantalla de color plateado de unas diez pulgadas donde instintivamente colocó su mano derecha y al hacerlo, una voz conocida, la de su amigo Sinem le dijo: Prepárate, viajamos a Sirio…
*
*********************** FIN *******************

lunes, 7 de septiembre de 2009

Pensadores VI (La Revelación de Sinem)


Lo primero que pudo percibir, no sin sorpresa, en su contacto con Sinem fue una forma diferente de ver la vida, sin intereses de tipo particular, envuelto en esa consciencia de ser parte de un todo que les conducía a moverse a través de lo que un humano podría denominar amor incondicional, por lo tanto cualquier actividad, actuación o decisión carecía de egoísmo o interés alguno por ocupar un lugar destacado en la comunidad, por ensalzar el ego o por enriquecerse.

Estos contactos le apasionaron porque, de alguna forma, ellos encarnaban todo aquello que los humanos añoraban interiormente desde que adquirían uso de razón, pero que por unos u otros motivos, salvo excepciones, no habían conseguido a nivel especie.

A medida que iba conociendo a Sinem y aprendiendo de él, más se cuestionaba la labor del Grupo de Pensadores ¿Y si sus objetivos no fueran todo lo elevados que parecían?

Tenía que dar puntualmente, informes de sus contactos con el S1 y así lo hacía, pero lo que le extrañaba, era que por parte de la SPU que era quien recibía dichos informes, no había ningún tipo de reacción, ninguna muestra de sorpresa o de extrañeza por lo que él aportaba en los mismos, que no era ni con mucho, parecido a la información extendida por el planeta con respecto a los Salvadores.

Cuando llevaba, aproximadamente, tres meses en contacto con Sinem, un día llegó éste y le dijo: Amigo, prepárate porque dentro de unos días vamos a viajar a Sirio juntos; quiero mostrarte cómo nos desenvolvemos en nuestro mundo, muchos de nuestros avances tecnológicos y algunas otras cosas… Los que nos encontramos aquí, estamos adaptados, aunque sea artificialmente por el momento, a esta dimensión; nuestra labor consiste en procurar que vosotros lleguéis al punto de poder vivir sin nuestra tutela, y ése es nuestro único objetivo; después, cuando haya unos resultados palpables, daremos la opción, tanto a los humanos como a los habitantes de Sirio y Las Pléyades, de elegir el lugar donde vivir...

Puedo hacerte una pregunta, Sinem? ¡Por supuesto! Para eso estoy aquí… ¿Por qué nos imponéis este modo de vida? Es muy sencillo, amigo… A base de repetir un comportamiento positivo, éste queda grabado en la memoria del alma y llega a hacerse cotidiano porque en un sistema dual siempre vence la luz y la conciencia la reconoce y la adopta emitiendo mensajes al subconsciente. Te repito que hubiera sido fácil dejar que os extinguierais, suponíais un peligro para el resto, incluso hubo opiniones en contra de esta ayuda que os estamos prestando, pero muchos confiábamos en vuestra fuerza interior, en vuestra esencia, que al fin, es la misma que la nuestra, sin embargo, habéis estado muy condicionados por el lado oscuro; ha habido demasiada intervención de esa parte al ver que erais los únicos susceptibles de manipulación por el nivel energético en el que os movéis…

Ellos fueron los que desactivaron diez de las doce hélices de vuestro ADN, mutilando, de esa forma muchas de vuestras capacidades, y aún así, habéis conseguido grandes logros, grandes avances a nivel humano y espiritual, cosa que ha sido valorada y determinante para que pudierais seguir adelante como especie…

¿No comprendes lo que está ocurriendo, amigo mío? Aún se os está dejando elegir hacia donde dirigir vuestros pasos… Sinem guardó silencio y a los pocos minutos, añadió: Creo que me voy a arriesgar a darte un solo dato; cien localizadores hiperbólicos cayeron en el mismo momento por todas partes de este planeta con idénticos resultados para el “afectado” y el mismo número de S1 están en contacto con humanos desde entonces, aunque seas tú el único dentro del Grupo de Pensadores…

Dicho esto, terminó con su visita, pero antes de marcharse añadió: Piensa en todo lo que hemos hablado y decide tú mismo sobre el informe que debes presentar, pero no lo hagas antes de reflexionar y meditar tal como te he mostrado en estos tres meses.

Se quedó pensativo delante del ordenador donde debía escribir el informe para el Grupo… Sabía de la capacidad telepática de Sinem; sabía que la revelación no era algo casual sino que había sido hecha en el momento oportuno…

sábado, 5 de septiembre de 2009

Pensadores V


Al principio de la Salvación se pidió a los humanos, una especie de colaboración o correspondencia por la ayuda recibida, algo que parecía extraño y difícilmente comprensible; consistía en una entrega energética diaria a la que denominaron Servicio Solidario a la Comunidad Planetaria (SSCP)…

Siendo cierto que, de no ser por la intervención de los Salvadores, la humanidad hubiera desaparecido víctima de los efectos de las radiaciones nucleares, de las enfermedades pandémicas y de la falta de medios para subsistir, al no motivarse claramente el objeto de esta colaboración, había una especie de insatisfacción velada en dicha entrega.

Para cumplir con el SSCP, únicamente había que sentarse durante diez minutos, a partir de las doce de la noche, hora en la que comenzaba el horario restringido, en un cómodo sillón (en cada vivienda existían tantos como sujetos) y colocarse un “casco inalámbrico acumulador” que era lo que constituía el Módulo de Entrega.

Por los estudios realizados en los laboratorios de los Pensadores, al colocarse el casco, eran emitidos una serie de estímulos generados a través de ultrasonidos que imitaban acciones de la vida real humana, de forma que el cerebro recibía órdenes en los distintos sectores del movimiento, del pensamiento, de las emociones, poniendo en marcha los mecanismos correspondientes y generando, de forma artificial esta energía que, al parecer, era lo que los salvadores necesitaban para subsistir.

Al finalizar la misma, el sillón giraba colocándose en posición horizontal y desde la Central de Descanso, en pocos segundos, se provocaba un sueño inducido a toda la población, además de que el cansancio, después de llevar a cabo dicha entrega, era prácticamente insuperable sin las seis horas de sueño establecidas, al finalizar las cuales se procedía al despertar general para comenzar la jornada.

Él siempre tuvo, a pesar de todas las ventajas de la nueva forma de vida que, a veces pensaba que eran las suficientes como para validar la otra vertiente, la sensación de haber sido mutilado en esa parte que hace de los humanos seres interiormente libres, y no sólo por la extrema vigilancia y control a los que la humanidad había sido sometida sino por la desaparición de forma paulatina de la capacidad de decidir sobre la propia vida, incluso de las diferencias y particularidades propias de la especie…

Sin embargo, pensaba… ¿Por qué no creer que alguien más evolucionado como los salvadores actuaran de manera altruista, con medidas dirigidas únicamente a garantizar el bien universal? Esta pregunta se la repetía cada vez que comprobaba la equidad y la justicia existentes en el mundo, la ausencia de diferencias sociales, la desaparición del hambre, de la pobreza, de la delincuencia…

También se preguntaba qué otra forma de establecer el orden podrían haber adoptado teniendo cuenta la historia de la humanidad, las condiciones y el caos a las que habíamos llegado... Y las respuestas no acudían claramente a su ánimo; temía estar luchando injustamente, pero esperaba encontrar respuestas con el contacto que iba a establecer con el S1. Y de nuevo sintió que esta actividad clandestina tenía sentido

La SPU se puso en contacto con él a las dos semanas de la propuesta. Quedaron en verse en una zona remota del bosque donde el grupo de Pensadores había construido una especie de nave subterránea protegida de cualquier intrusión externa como localizadores, rastreadores y radares.

Acudió a la cita tomando las mayores precauciones para no ser localizado, y al llegar se encontró con la SPU acompañada de los miembros del Consejo Universal llegados de todos los países del planeta; tuvo una rara sensación al entrar en la sala, una especie de remota percepción que quiso quitarse de la cabeza…

La labor que se le encomendaba era contactar con el S1 liberado dos veces a la semana en su propio domicilio puesto que al S1 le resultaría más fácil desplazarse sin ser minuciosamente observado, que a él mismo, a pesar de que los primeros estaban controlados a través del microchip que llevaban colgando del cuello con el anagrama de la Confederación Planetaria Universal con todos sus datos incluidos en el mismo, pero no eran sospechosos de traición como podría ocurrir con un humano, puesto que estaban “preparados” para la fidelidad absoluta, y no podían cuestionarse nada fuera de ello.
****
A través de sus contactos con Sinem, el S1 liberado, pudieron saber que estaba totalmente prohibido por el Código Ético de la Confederación intervenir en el destino de otros planetas con una evolución inferior, salvo que como en el caso de la Tierra, estuvieran en peligro las especies, y las de nuestro planeta, y no sólo la humana, eran especialmente valoradas por nuestras características no sólo físicas sino emocionales, con lo cual fue una decisión Universal la de intervenir para salvarnos.

Él tenía especial interés en comprender el para qué del SSCP y Sinem, que era un muchacho alegre y generoso, encantado con el cambio producido por la pérdida del implante intentó explicárselo de forma que pudiera comprenderlo.

Necesitaban de los humanos aquello que podía mantenerlos, no ya vivos, sino materializados a nivel de la tercera dimensión que era la que imperaba en la Tierra, y sólo podían conseguirlo, participando de nuestra energía. Sinem reía a carcajadas cuando le contó sus temores consistentes en que los Salvadores fueran una especie de vampiros que, a través de la Entrega Energética sometieran a la raza a la esclavitud. Nada de eso era posible para un ser de Sirio o las Pléyades, ni siquiera el planteamiento cabía en su ánimo.

¿Para qué necesitaríamos esclavos si nuestra evolución, tanto física como tecnológica cubre cualquier necesidad a nivel vital? Es cierto que los implantes nos privan de esa “vida” tal como vosotros la entendéis, pero sabed que moverse por otras dimensiones, no sería posible con la densidad energética que vosotros poseéis, moriríamos en un ataque de rabia, de codicia o de odio o con cualquier emoción de semejante intensidad y los implantes están dirigidos, no ya a suprimirlas puesto que están superadas y controladas, sino a prevenir que esto pueda ocurrir.

Vosotros contempláis todo en términos de bueno o malo; nosotros superamos ya esa etapa hace muchos siglos, lo que no significa, que al movernos en esta dimensión, no apreciemos lo que vosotros llamáis libre albedrío, que lo que proporciona, además de aprendizaje, son emociones incomparables, algo que nuestra memoria genética tiene prácticamente olvidado y que consideramos una etapa diferente y desde luego, esclavizadora en cierta manera.

No sabéis nada de nosotros porque no comprendéis nuestra forma de ser y tampoco os habéis interesado ni utilizado eso que llamáis empatía, por no hablar de agradecimiento, y esto os hace suponer que queremos dominaros o explotaros… Hubiera sido muy fácil dejar que os extinguierais, pero poníais en peligro el bien común Universal, y al margen, cualquier ser vivo merece la oportunidad de rectificar y eso es lo que estamos procurando. De acuerdo que las medidas adoptadas han sido duras, pero si piensas un poco más allá del ego, os hemos protegido, por ejemplo, de los políticos, aquellos de vuestra especie que sí querían esclavizaros, someteros, explotaros, y con vuestra mente habéis interpretado que los hemos llevado a nuestro terreno para potenciar nuestro poder… ¡Qué equivocados estáis! No necesitamos ese tipo de poder para nada, es absolutamente asqueroso aprovechar la debilidad ajena para beneficio propio.

Sinem, al darse cuenta de que estaba siendo presa de la ira, sonrió llevándose las manos a la cabeza y guardó silencio durante unos minutos en los que él se quedó pensando en la información recibida y las lágrimas acudieron a sus ojos…

De repente observó al S1 que, frente a él levitaba como a unos diez o doce cms del suelo; guardó silencio admirando el semblante del muchacho… Su gesto era de una paz absoluta, como si hubiera contactado con algo que le equilibraba a niveles para él incomprensibles; lo comparó con un ángel o con la idea que él tenía de los mismos…

martes, 1 de septiembre de 2009

Pensadores IV


A la mañana siguiente, al despertar, lo primero que acudió a su memoria fue la propuesta de la que había sido objeto y pensando en los beneficios que se podían obtener para el Grupo de Pensadores y consecuentemente para todos los humanos, decidió aceptar. Así se lo hizo saber a la SPU y ésta quedó en avisarle cuando todo estuviera preparado.

Salió temprano para el trabajo pensando en lo afortunado que era por haberle sido encomendada una labor que le satisfacía. Antes de la guerra era un funcionario que se dedicaba a tareas administrativas en un organismo oficial. Cuando todo cambió después de tomar los Salvadores las riendas del poder, organizaron un sistema laboral nuevo dirigido a restituir y mantener vivos al planeta y sus habitantes para lo que adoptaron nuevos objetivos y una filosofía muy diferente y sustancialmente mejor, en esencia, que la anterior, y lo cierto es que, en principio, todo parecía perfecto.

Su trabajo consistía en la medición y mantenimiento de un sector de los espacios verdes repoblados, cosa que hacía desde una de las Torres de Control Informático, diseminadas por todo el planeta; la que él ocupaba, junto con otras cien personas dedicadas a distintas labores, estaba situada en el centro de las cuatro mil hectáreas de terreno que les habían sido encomendadas. Desde su puesto de trabajo, no sólo realizaba esas labores de medición sino que también llevaba a cabo la supervisión y estado de los seres vivos cuyo hábitat constituía ese espacio verde en el cual desarrollaba su trabajo.

Los aparatos que se manejaban eran tan sofisticados, que sólo tenía que dirigir el visor existente encima de la pantalla de su ordenador hacia un punto, para poder ver la extensión de terreno que delimitara, aumentado y con todo detalle, podía incluso detectar anomalías en el terreno con una precisión milimétrica y saber el estado de sus habitantes (fauna y flora) a través de los cambios de color y temperatura de la imagen obtenida, hecho del que informaba, si ocurría, al departamento correspondiente para que se llevaran a cabo las medidas de rescate y tratamiento oportunas.

De lo que más disfrutaba era del paseo diario en el Vehículo de Supervisión Personal, algo parecido en la forma a un pequeño reactor monoplaza de los antiguos, que funcionaba con una batería del tamaño de un paquete de tabaco y tenía una autonomía de 2000 km, manejado con un solo mando y que planeaba por encima de bosques y jardines, deteniéndose en vuelo en el lugar que necesitara y, pudiendo tomar tierra con solo reducir la velocidad y descender sin necesitad de pista de aterrizaje; podía también navegar por los lagos que allí se encontraban divisando el fondo en pantalla y con la posibilidad de recoger muestras.

En el nuevo mundo, no existía la propiedad privada; todo pertenecía al Gobierno y se trabajaba únicamente para subsistir, y a eso iban dirigidos los salarios, en los que no había diferencia monetaria alguna debido a que cada cual, en el ámbito en el que realizaba su función, cumplía con las necesidades para las que su puesto de trabajo había sido creado. Unido a esto existían lo que se llamaban “estímulos laborales” que consistía en que si el Gobierno era regularmente informado, a través de los Supervisores Virtuales de que un sujeto cumplía fielmente con las labores encomendadas dentro y fuera de su puesto de trabajo, aportando mejoras, era premiado con una serie de “estímulos” consistentes en pantallas panorámicas de TV, muebles para la vivienda diferentes a los módulos de origen con los que se entregaron las mismas, viajes a diferentes lugares dentro y fuera del planeta, y hasta permisos para ser padres.

Esto último sólo podía llevarse a cabo entre los veinticinco y treinta y cinco años, después de ser objeto, la pareja, de una selección de celular genéticamente perfecta, produciéndose el embarazo a través de implantes de embriones desarrollados por fecundación in vitro. Los nacimientos eran programados una vez que se iban produciendo bajas en la ciudadanía ya que el Gobierno no permitía que la población creciera sin control, de manera que un embarazo espontáneo, como ellos lo denominaban, no era considerado viable y suponía un delito de los más graves que podían cometerse.

Contemplado objetivamente, nuestro planeta, podría parecer un mundo perfecto, porque las grandes diferencias a todos los niveles existentes antes de la guerra, habían sido solventadas, pero lo cierto es que, absolutamente todo, estaba programado, y ahí es donde nacía la insatisfacción de nuestra especie ya que no se respetaba la iniciativa privada, ni había libertad de movimientos en ningún ámbito de la vida; todo estaba vigilado y controlado tanto a nivel público como privado, incluso el trayecto que había de recorrerse desde la vivienda al trabajo, por poner un ejemplo. Las viviendas que proporcionaba el sistema, tenían cámaras con sensores de movimiento en cada rincón, incluidos los más íntimos, y si bien era cierto que, pasados no más de tres años, la delincuencia se había reducido prácticamente a cero, había algo que ningún humano con uso de razón suficiente para ser consciente, aceptaba…

sábado, 29 de agosto de 2009

Pensadores III



Físicamente no existían diferencias con nuestra especie, excepto por un detalle: Sus ojos no soportaban la luz intensa y además eran daltónicos, por lo que, durante el día, llevaban unas gafas con cristales de color rojo o lentes de contacto del mismo color, con lo cual eran fácilmente reconocibles

Al grupo de pensadores, con el fin de no ser identificados por sus nombres reales, se les había dado un código alfanumérico que iba desde “ PS1”, hasta el que ostentaba el cargo de SPU a quien siempre correspondía el 100, que era el número máximo de Pensadores admitidos en un grupo, bien entendido que, los mismos, existían en todos los países que habían sobrevivido a la guerra, y como la coincidencia numérica podría ser un dato que diera lugar a errores o equivocaciones, se distinguían por la letra que acompañaba a la “P”, sucedida del número correspondiente..

… Cuando entró al despacho de la Suprema Pensadora Universal, ésta revisaba unos papeles y con un gesto, le invitó a tomar asiento. Él no pudo evitar un sentimiento de cierto temor, pero la SPU, le sonrió mientras sacaba de una carpeta un papel que extendió sobre la mesa para que lo leyera… Esta vez he podido arreglarlo, pero procura no volver a repetir esta conducta; ten en cuenta lo que arriesgas y lo que pones en peligro con tu actitud… Pero no era esto de lo que quería hablarte…

Hace unos días hubo un accidente cerca de nuestra sede, en horario restringido; un “Localizador Hiperbólico” (*) se desprendió de su soporte y le cayó a un “S1” (*) en la cabeza. Uno de los nuestros acudió en su auxilio y le metió en el hall del edificio colindante para que fuera atendido, pero en lugar de llamar a los Servicios Sanitarios, por el tema del horario, pensó que sería mucho más rápido y efectivo que fuera atendido por un médico de los nuestros, ya que el muchacho se encontraba herido de gravedad, con una gran brecha en la cabeza, de manera que así lo hicieron.

Al atenderle el médico, limpió la herida y detectó lo que pensó que sería una esquirla de un hueso craneal roto, pero al extraerlo, comprobó con sorpresa que era una especie de cápsula que luego se ha desmontado y estudiado comprobando que lleva diferentes mecanismos microinformáticos correspondientes a uno de los implantes de los que son portadores los “S1”.

Bueno, resumiendo, que dicho “S1” se está recuperando físicamente pero gran parte de su programación ha desaparecido; aunque recuerda que no es de los nuestros, muestra reacciones más acordes con las de los humanos que las que serían normales en su especie. Vamos a esperar a su recuperación física completa para ver el resultado final de la desaparición del implante, pero en principio, el suplica que no lo entreguemos a los suyos una vez que ha experimentado sentimientos, emociones y la sensación de libertad que esto lleva aparejado. Propone que puede fingir normalidad y ser un conducto informativo para nuestro grupo, para lo cual, debería tener un contacto entre los Pensadores

¿Qué lugar ocupo yo en todo esto? Preguntó sonriendo e imaginando cuál iba a ser la respuesta de su interlocutora.

Imagino, prosiguió la SPU, que a estas alturas sabrás de qué estoy hablando y desde luego sólo depende de ti que quieras llevarlo a cabo o no; en absoluto deseo que sientas que esto puede suponer una imposición, de hecho, hasta que tú no decidas, no se llevará a cabo el Consejo Universal y si tu respuesta es negativa, ni siquiera informaremos de ello, simplemente se buscará otro candidato…

Al salir de la sede del Grupo, subió rápidamente a su Plataforma Deslizante y programó una alta velocidad para no superar el Horario Restringido y llegar a tiempo a su casa antes de que se encendiera la luz de visión nocturna, ya que recordó que debía detenerse en un expendedor de Energía Pública para cargar el vehículo.

Recordó por el camino, cómo tan sólo hacía seis años que aún se utilizaban los antiguos y ruidosos vehículos de motor a gasolina y le pareció todo tan lejano…

- *Localizador hiperbólico: Mecanismos de localización de S1 (Salvadores de Sirio), S2 (Salvadores Pleyadianos) y C3 (Ciudadanos de la Tierra) cuya señal se controlaba desde torres existentes en el Ministerio de Control de la Ciudadanía.

- *Plataformas Deslizantes: Vehículos no contaminantes que se deslizaban a una distancia de 10 cm del suelo movidos por hidrógeno limpio de combustión a baja temperatura

martes, 25 de agosto de 2009

Pensadores II (El efecto de una causa)


En el Grupo de Pensadores no existían las jerarquías o al menos de la forma que funcionaban en cualquier organización gubernamental o privada, ya que todos los miembros tenían voz y voto y podían plantear innovaciones, tomar decisiones o dar cuenta de cualquier incidencia relativa al funcionamiento del mismo, siempre de acuerdo con todos los miembros, a través de lo que llamaban “Planteamiento Global”.
El puesto de Supremo Pensador Universal (“S.P.U”), se renovaba anualmente, a medida que se iban cumpliendo objetivos, y la única obligación consistía en la fidelidad a los principios a través de los hechos y desde luego la oposición a los “Salvadores”. El puesto era ocupado por riguroso orden de antigüedad, excepto en los casos en los que necesitaba en cabeza a alguien que por su particularidad o por sus valores reconocidos, pudiera aportar soluciones en situaciones críticas.

Normalmente, el que ocupaba ese puesto se dedicaba a labores de información, administración, relaciones internacionales, organización de las distintas sedes o refugios, que siempre eran temporales por la persecución a la que eran sometidos por el gobierno y coordinación de los diferentes grupos establecidos en todo el planeta.

El grupo de Pensadores surgió al término de la última guerra nuclear y bacteriológica, cuando el planeta quedó devastado y sus habitantes reducidos prácticamente a la décima parte de la población. Se formó por pura necesidad de supervivencia a todos los niveles, como contrapartida a ese “Gobierno Universal de los Pueblos del Mundo” constituido por una especie de confederación de los gobiernos de nuestro planeta unidos a los que vinieron de fuera imponiendo sus normas.

Una vez que algunos habitantes de Sirio y las Pléyades se establecieron aquí cambiando radicalmente nuestro sistema de vida, y aún reconociendo que aportaron soluciones al caos reinante, resolviendo, por el ejemplo, el gran problema sanitario por el que atravesaba el planeta a causa de las enfermedades causadas por los misiles lanzados por unos y otros, admitiendo que organizaron un sistema político, social y económico completamente nuevo y aportaron sus avances tecnológicos con una aplicación rápida y eficaz de los mismos, de tal forma que, en no más de cinco años nuestro planeta y sus habitantes empezaron a recuperar la salud y la vida, también ocurrió que el tributo o la factura que se nos impuso, alcanzó una dimensión inimaginable, dimensión de la que fuimos conscientes a medida que pasaba el tiempo.

Fue en el año 2012 cuando ocurrió… La crisis mundial en todos los ámbitos, el eterno conflicto entre oriente y occidente agravado por la sucesión de catástrofes naturales que venían sucediendo que, si en su primera parte se redujo a ocupaciones militares de ambas partes, para “preservar la paz” y prestar ayuda para paliar los desastres, nos condujo a una desestabilización de tales características, que llegado un punto, alguien perdió el control, no importa ya quien fue y la consecuencia de todo fue una reacción en cadena, una locura fácil de predecir con mucha anterioridad, que nadie fue capaz de detener.

Al fin, efectos lógicos de una causa bien conocida: la ambición, la soberbia y el deseo de poder…
Una vez ocurrido el desastre, todo podría haber sido mucho más fácil de no ser por las diferencias existentes entre los Salvadores y los humanos; por una parte, ellos estaban más evolucionados a nivel tecnológico y científico y por tanto, tenían más información sobre el Universo que habitábamos y a consecuencia de lo sucedido en los últimos 200 siglos en nuestro planeta, nos consideraban seres inferiores, incapaces de controlar nuestras emociones, de unificarnos atendiendo a un bien común muy discutible. Éramos para ellos seres sometidos a sentimientos y emociones que no podían comprender porque no los poseían, ya que a lo largo de su historia y experiencia, mucho más dilatada que la nuestra, se habían convertido en una especie de autómatas dirigidos por algo o alguien de quien no se hablaba claramente; habían aceptado ser seres dependientes disfrutando de una paz dirigida cuyo precio había sido la pérdida de la individualidad y por tanto de la libertad y el libre albedrío. Los Salvadores ocupaban un lugar intermedio en la evolución clasificada por la “otra parte”…

Hacía ya muchos siglos que nos venían observando y, en alguna forma, temiéndonos, ya que había algo en nosotros que envidiaban, algo interior inexplicable para ellos; lo que llamaban “La fuente humana” que investigaban sin descanso en sus sofisticados laboratorios pero que nunca habían sido capaces de controlar y menos de aislar o imitar, sabiendo que quien la poseyera, quien fuera capaz de entenderla, podría controlarla y manipularla, sería dueño de todo el Universo y de ese sentimiento extraño llamado felicidad, entre otros, que ellos sólo podían conseguir a través de intervenciones e implantes quirúrgicos y siempre con resultados relativos debido a su complicación mental que interfería a no muy largo plazo inutilizando los implantes.

Mientras que ellos podían curar enfermedades, regenerar órganos, poseían una destreza única para realizar cualquier trasplante, incluso genético, estaban absolutamente incapacitados, no ya para comprender, sino incluso para poder llegar a imaginar el alma humana con todo lo que de ella deriva… Poseían facultades como la telepatía, pero carecían en absoluto de empatía, de capacidad alguna de compasión, sin embargo tenían una altísima facultad de competencia y algo parecido a la envidia que les impulsaba para conseguir sus metas, y lo más grave era que no conocían el amor más que por lo que percibían sin comprender a través de los humanos, aunque lo que no habían logrado suprimirles es la curiosidad, facultad que a veces les hacía parecer humanos.

No, no eran unos monstruos como cualquiera podría pensar con esta descripción; eran, simplemente producto de errores históricos, de manipulación, de una forma particularmente errónea e impuesta, de entender la vida, por denominar de alguna forma a lo que ellos experimentaban entre su nacimiento y su muerte, circunstancias ambas que también estaban programadas por... En el fondo eran dignos de lástima, aunque no por eso se debía caer en el error de darles oportunidades que podrían utilizar en contra de la humanidad.

Desde que nacían eran manipulados a través de una serie de implantes cerebrales portadores de códigos que eran sustituidos varias veces a lo largo de su existencia. De esta forma les proporcionaban algo parecido a nuestra conciencia y una especie de alma que les guiaba y cuyo campo de operaciones era dirigido por El Poder que venía a ser, más o menos, el “dios que todo lo ve” que eran quienes movían los hilos. Lógicamente, en esa misma intervención del nacimiento, se les privaba de cualquier capacidad para sentir algo que no fuera aquello que “el dios” necesitaba, excepto como comentaba anteriormente, esa capacidad de sorpresa por lo que no comprendían que les conducía a la curiosidad.

lunes, 24 de agosto de 2009

Cuando el silencio es honor


Hoy quiero volver a recordar ese sabio proverbio indio: “Cuando tus palabras no puedan superar al propio silencio, lo mejor es callar” Porque los mayores errores, y me atrevería a afirmar que el gran pecado de nuestra sociedad hoy en día, procede de lo que no se calla.

No hay que olvidar que la manera que tenemos de percibir lo externo, es subjetiva, ya que siendo cierto que a las personas se nos conoce por nuestros actos y eso es lo que nos define, también lo es que estamos mediatizados por nuestros valores, nuestra cultura, por la ideología, por la propia experiencia. En lo que somos o en lo que opinamos influyen tantos factores, que intentar describirnos a nosotros mismos es difícil, pero si ya, de lo que se trata es de describir a otros, supone un riesgo, y la mayoría de las veces, no se hace honor a la realidad.
*
Teniendo en cuenta que "honor" procede de honrar y el diccionario define honrar como “respetar”, la conclusión a la que se llega es sencilla.

A medida que me muevo por la vida, aprecio más el silencio, y no me refiero al silencio expectante, ni tampoco al silencio vacío sino a aquel que está lleno de contenido, que procede del corazón y contiene el mayor de los valores:
*
El respeto.

viernes, 21 de agosto de 2009

Mensajes sin botella


Una de las mayores cobardías en las que los seres humanos podemos caer es el autoengaño, el intentar responsabilizar a otro/s de nuestros errores y del resultado de los mismos, el buscar culpables para descargar nuestra conciencia en lugar de cambiar de actitud cuando se piensa que la vida nos trata injustamente.

Y… Si somos capaces de engañarnos a nosotros mismos, ¿Qué nos detendrá a la hora de engañar a otros?

Si estamos tan ciegos para no ver que somos autores de nuestra felicidad o nuestra desgracia, ¿Qué luz, qué ayuda o qué amor, podremos aportar a los que nos rodean?

La vida está llena mensajes que al fin constituyen un camino hacia el aprendizaje y éstos, habitualmente, no llegan a través de un texto en una botella, un consejo o una musiquita celestial procedente del olimpo, sino de una serie de acontecimientos de los que debemos extraer la enseñanza, aquello que necesitamos para ser conscientes y seguir avanzando…

Si no lo hacemos, el siguiente "aviso" será más impactante, y la intensidad de los hechos irá en aumento hasta que seamos capaces de descifrar el mensaje que acompañan, porque siempre, sin excepción, será el que necesitamos

martes, 18 de agosto de 2009

Pensadores


Recibió una notificación por correo procedente de la Sección de Análisis de Idoneidad. Era un sobre inconfundible pues al lado izquierdo del mismo, debajo del membrete del Ministerio correspondiente, llevaba un sello grabado en relieve cuyo significado era algo así como “Aviso Cautelar” .

El hecho de recibirlo ya implicaba estar en el punto de mira, con lo cual, cualquier movimiento, tanto físico como virtual, era analizado con minuciosidad y en los tiempos que corrían, esta circunstancia podía derivar en una especie de libertad vigilada cuyo significado real era algo así como prisión sin internamiento, pero de libertad, cero elevado al "ochito tumbado" …

Al abrir el buzón y encontrarse con la carta, sintió un cierto temor, ya que antes de llegar a ese punto, había recibido tres avisos de recogida que había ignorado creyendo que corresponderían a alguna multa por fumar por la calle o por no llevar guantes y mascarilla en el transporte público, como obligaban las ordenanzas, y como en otras ocasiones, pensó en pagarla cuando no tuviera más remedio, ya que en este momento, le era imposible estirar más su salario que compartía con dos parados del grupo al que pertenecía; eso le daría un margen para ir ahorrando el importe. El grupo se denominaba “Pensadores del Mundo por la Paz” y estaba compuesto por personas de varias nacionalidades que precisamente, se dedicaban a eso: Pensar, pero no cualquier cosa, que eso era capaz de hacerlo hasta el más simple, sino asuntos importantes a nivel mundial, lo que significaba ser sustentados por otros que se dedicaban a trabajar para que los primeros pudieran realizar esa actividad.

Después de meditarlo durante horas, tomó la carta y se dirigió a las oficinas de los Pensadores por ver si podían darle una solución, con la seguridad de que la encontrarían, no sin antes echarle un buen rapapolvo porque cuando se iniciaban en dicho grupo, al que era extremadamente difícil acceder, una de las condiciones era, precisamente no contravenir ninguna ordenanza para no poner al resto en el peligro de ser localizados, ya que no trabajar suponía una infracción con riesgo de ser encarcelado, pero sobretodo, lo que entrañaba aún más riesgo, era la actividad clandestina de pensar y poner en duda la falsa paz de la que se jactaba El Gobierno Universal de los Pueblos del Mundo.

Recordó que él mismo había sido propuesto como Pensador en las próximas elecciones, también clandestinas como el grupo mismo, y lógicamente, este tropiezo suponía el esperar por lo menos cinco años, plazo en el que dejarían de vigilarle de llevarse a cabo la Medida Cautelar.

Cuando, después de pasar por las oficinas, la Suprema Pensadora Universal le llamó a su despacho, pensó que las cosas iban a complicarse, sin embargo, le recibió con una sonrisa…

(Continuará… Esta vez es cierto:(...)

domingo, 16 de agosto de 2009

La otra orilla


Desde este lado podía divisar la otra orilla, separadas ambas por el paso del tiempo y el olvido. A la altura de su mirada parecían recortarse unas siluetas cada vez más difuminadas, más lejanas, las de aquellos que ya no estaban; no es necesario morir para alejarse, pensó por un instante.

No sentía ya dolor; se esfumó con la decisión de quedarse solo con lo bueno que de ellos había recibido, con lo que había aprendido mientras estuvieron cerca, con lo que de si misma descubrió en ese periodo de tiempo que ahora dividía sus vidas, incluso con su manera de desaparecer sin una despedida.

Sabía que los buenos recuerdos se guardaban en ese lugar que conecta con la conciencia más allá del tiempo o de la propia experiencia, donde permanecen siempre vivos. Los otros se ahogaron en las primeras lágrimas, las que caen sin intervención de la voluntad, aquellas que nacen del alma, limpiando por dentro con esmero como limpia la lluvia, lentamente, en silencio.

Después llegó la espera precursora del olvido, y cuando la espera se diluyó en las nubes de la memoria, arrojó el resto a la nada para que no quedaran registrados en ese lugar engañoso cubierto de falsos recuerdos llamados rencores, aquellos que impiden que la luz penetre diversificándose en colores…

viernes, 14 de agosto de 2009

"Diferente numeración"


Dice la tradición himaláyica que el mundo es absolutamente perfecto incluida nuestra insatisfacción y nuestros intentos por cambiarlo

Perdónenme que lo dude…
-
Si uno mira un poco más allá de donde alcanza la mirada, sabe que hay cosas que no deberían suceder, y una vez conocidas, porque hoy no hay distancias ni falta de información como podría ocurrir hace, por ejemplo cincuenta años, no deberían permitirse
-
¿Qué mueve al hombre no sólo a ignorar determinadas realidades sino también a permitirlas o a sustentarlas?
-
No es cierto que no se pueda hacer nada, más allá de acciones personales y de las actuaciones de las diferentes organizaciones que intentan con escaso éxito (no nos engañemos), por los resultados globales obtenidos, paliar estas injusticias.
-
¿Cómo es posible que todo quede en intentos?
-
Y no dudo de la buena intención ni de la honorabilidad de nadie, pero:
-
¿Dónde están los resultados?
-
Y me refiero a resultados palpables sin despreciar para nada lo que muchos han conseguido, pero se trataría de mirar al mundo una mañana y ver que no hay hambre ni otras injusticias, que las enfermedades erradicadas en algunos lugares llamados desarrollados, no existen en otros que siempre ocupan el calificativo de “en vías de desarrollo”
-
¿Es ese un estado (en vías de desarrollo) permanente?
-
Y, en todo caso, ¿Quién está en vías de desarrollo, realmente?
-
Después de más de medio siglo, sigo sin entender cómo hay cosas que no cambian a pesar de que se hacen públicas siendo de sobra conocidas, a pesar de que hay gente concienciada, a pesar, a pesar, a pesar…
-
Nunca como ahora ha habido tantas organizaciones dedicadas a ofrecer ayuda, a paliar diferencias, injusticias, desigualdades… Y sin embargo no parece que haya menos hambre, menos guerras, menos enfermedades, no parece que ese llamado tercer mundo vaya a pasar a formar parte del segundo o del primero. Parece que algún día tendría que llegar el avance definitivo, aunque dado el modelo que les “asiste”, más valdría inventar otro con "diferente numeración”
-
¿Qué ocurre?
-
¿Cuál es la verdad que se esconde detrás de las “diferentes y permanentes diferencias”?

martes, 11 de agosto de 2009

Pero... (Una crónica rara)

Lennon con cara de: ¿Quién, yo?

La vida sigue amaneciendo al amanecer y pasan cosas que procuro disfrutar y otras de las que seguro aprenderé, principalmente de las que no disfruto, aunque también me gustaría aprender de las que disfruto; lo que ocurre es que yo disfruto con mucha facilidad, por ejemplo sé muy bien que cuando me acueste, en breves instantes, pensaré eso de “qué bien se está en la cama…”

En mi vida, como en la de cualquiera, sigue habiendo ausencias; unas temporales y otras definitivas y nuevas presencias de las que, poco antes, no tenía conocimiento alguno, porque, como siempre digo, es imposible saber que alguien existe cuando nunca has tropezado para bien o para mal con ese alguien, al menos conscientemente, pero ahora sé que ¿muchos? me conocen a mí sin ser yo conocedora de ello… Y viceversa (por ahorrarme unas líneas).

Hace poco me presentaron a alguien que era la primera vez que veía, y ese alguien me dijo que me conocía mucho de vista… O sea, que no era un conocimiento mutuo, y hablando, me di cuenta de que sabía (o creía saber) algunas cosas de mí, y yo sin ser consciente de ello. Por ejemplo, dijo, que le encantaba como visto, (¿!) y describió mi manera de vestir como informal pero con un punto de elegancia y sencillez que no podía disimular, cosa que nunca hago, lo de disimular, ya que no sé hacerlo, pero al llegar a casa me miré en el espejo de la entrada intentando descubrir la "disimulada presunta elegancia" y puse cara rara… Así, como de: "¿Quién? ¿yo?"

Juro que para mí era un alguien desconocido, es decir, no formaba hasta ese momento, parte de mi mundo y resulta que yo sí del suyo… ¡Hasta sabía que estaba de vacaciones! porque, al parecer, no me veía pasar a las ocho de la mañana como cada día y sin embargo, decía: Te veo a media mañana vestida de manera más informal que cuando vas al trabajo…

Bueno, que termino, pero, ahora que lo pienso, fue un día un poco raro, aunque ya no sé… Pero, entre nosotros, confieso que he cambiado de acera porque eso de que me observen, me pone un poco nerviosa. Sí, ya se… ¿Qué más da?

Pero…

lunes, 10 de agosto de 2009

PREMIO


Mi amiga aminúscula de http://aminuscula.blogspot.com/ , muy generosamente, me ha hecho entrega de este premio que ha llenado mi día de ternura y sonrisas.
.
Lo único que hay que hacer es contestar la encuesta que transcribo a continuación, poner las reglas y dárselo a otros seis blogs, regla, esta última, que no puedo cumplir porque repetiría algunos de los suyos, y porque es algo que nunca sigo a pesar de la ilusión que a mí me hace, pero ella, generosamente me ha excusado de esto último.
.
A)... ¿PORQUE TE DECIDISTE A TENER UN BLOG?
Porque me pareció algo que me ayudaría a expresarme
.
B).. CUANTO HACE QUE LO TIENES?
No lo sé con exactitud, llevo unos cuantos años de un lado a otro
.
C).. QUE SENTIMIENTOS TUVISTE A TRAVES DEL MISMO?
De todo tipo, aunque me quedo sólo con lo positivo
.
D).. COSECHASTE MUCHOS AMIGOS?
Coseché amigos de verdad. No, no son muchos pero sí muy buenos
.
E).. QUE ES LA AMISTAD PARA TI?
Es un paseo por la vida acompañada, de vez en cuando por alguien que me gusta.
.
F).. QUE TE GUSTARÍA DECIRLE HOY A UNA AMIGA?
Gracias por ser mi amiga
.
G). QUE ESPERAS DE UNA AMISTAD?
Una buena conversación, unas risas, compartir lo que nos apetezca; cero obligaciones y una alta dosis de fidelidad y compañerismo…
.
Reglas*:
2º Poner en tu blog las reglas
3º Entregarlo a seis amigos/as
4º Avisarle en su blog que tiene un premio.

Bocadillos de huevos kinder


Hace poco limpiando un maletero, me encontré, dentro de una bolsa de viaje que no usaba desde hace años, un montón de cajitas de esas de sorpresa de huevo kinder, sí, de las amarillas que no hay quien abra, que un día intenté, ante las lágrimas de uno de mis hijos, abrir con la boca y saltó la tapita hacia mi garganta y a poco me asfixio…

…Y una vez abiertas, te podía salir un muñequito entero pero, la mayor parte de las veces, te tocaba cualquier otro regalito perteneciente a una “famosa colección” que tenías que organizar mirando un mapita del tamaño de un sello de correos, que no lo veías ni con las gafas esas que llamaban “de ver”, y que a veces te sobraban o faltaban piezas y lo que pensabas, inicialmente, que era un microrobot, acababa siendo un cochecito tan mono, con su motorcito y todo y después de terminar de montarlo, ya con varias uñas rotas, se lo enseñabas al niño demostrándole -triunfante- que rodaba muchísimo con sólo frotar un poquito las rueditas del tamaño de lentejas contra el suelo, y resulta que al niño, después de mirarlo y probar esa maravilla, no le gustaba nada porque tenía otro mejor, mucho más grande, que rodaba a milporhora y no esta “caca-diminuta que no vale para nada”, y además -supuestamente, que no siempre era así- ya se habían comido el huevo kinder y el final de la “caca-diminuta” era el cubo de la basura, claro, después de verlo rodar de un lado a otro durante un tiempo, pero lejos de las manos del niño…

¿Qué era lo que estaba contando? Ah! Sí…Pues que yo les hacía bocadillos de huevos kinder que estaban riquísimos, porque si no, la mayor parte de las veces, no se comían el dichoso huevo, compuesto del mejor de los chocolates existentes, por el que todos los niños suspiraban (maravillas de la publicidad) y un "vaso completo de leche".

¿No habéis comido nunca un bocadillo de huevo kinder?
.
Pues consistía en abrir un bimbollo, que era un tiérnisimo panecillo alargado, (creo que ya ni existen) y después de darle mantequilla en las dos mitades, poner ambas idem del huevo en la mitad inferior del bimbollo, colocar sobre esto la tapa superior del mismo y aplastarlo un poquito después de haberlo envuelto en papel de aluminio.
.
De vez en cuando, les llevaba estos bocadillos a mis hijos a la salida del cole, y mientras se lo comían durante el camino de vuelta, me tocaba abrir las cajitas amarillas para ver qué sorpresas les habían tocado y aguantar que se peleasen queriendo unos las sorpresas de los otros, que no sé qué extraño poder ejercen dichas sorpresas, para luego acabar en la basura o como mucho en el fondo de un cajón; eso sí, después de romperme las uñas y acumular las cajitas amarillas que parecían muy útiles pero que a la larga no servían para nada, más que, como en este caso, traerme un grato recuerdo…

domingo, 9 de agosto de 2009

Peregrinos


Decir que no nos salen las cosas bien, es simplemente afirmar que la vida no responde a nuestras expectativas mentales. Habría que apartar la mente, si esto fuera posible y repasar nuestra vida a través de eso que habita en todos los seres vivos y que sólo el hombre (destructor de sí mismo) relega a un segundo plano a través de la engañosa mente…

Quizá, así, nos daríamos cuenta que todo lo que nos sucede obedece a diferentes pasos o causas cuyo origen es nuestra voluntad; que esos pasos son en muchas ocasiones erróneos porque no supimos apartar el ego al elegir, pero a pesar de eso, el resultado es siempre el aprendizaje, el saber, no sólo qué es lo que debemos hacer sino también qué es lo que no debemos repetir en situaciones similares a las que constituyeron en su día un tropiezo o un paso en falso.

Sí, creo que todos los seres vivos estamos dotados de esencia o de memoria existencial; eso que nos dirige sutilmente, lo que nos indica que algo no está bien cuando no lo está, por más que busquemos mil justificaciones que ya no proceden de la esencia para motivar nuestros errores. La pena es que raramente hacemos lo mismo cuando es el otro quien se equivoca; ahí sale el juez implacable, la víctima propiciatoria ofendida y destroza con sus juicios a aquel de quien cree que procede su sufrimiento.

Al fin, la realidad, es que todos somos peregrinos buscando un lugar, un camino, una razón para seguir nuestro proceso, y podemos hacer de ese peregrinaje un cielo o un infierno para nosotros mismos y para los que nos rodean.

No, no es cierto que del amor al odio haya un paso; del amor al odio hay un abismo que se llama ego y se viste de incomprensión y de escaso amor propio, aunque parezca esto un contrasentido, y todo ello se adereza con auto justificaciones que nos alejan de la esencia.

sábado, 8 de agosto de 2009

Desde mi punto vista...


Por mucho que sepamos que la vida es el proceso natural que existe entre el nacimiento y la muerte de un ser o mejor, de un organismo, con todos los pasos intermedios consabidos, he aprendido que la vida, en el más amplio sentido es un acto voluntario, más allá incluso de que nuestros estados anímicos o emocionales tengan una incidencia sobre la calidad de la vida, a nivel físico, de la que somos portadores…

Porque, como ya sabemos, la vida abarca algo más amplio que el hecho de que nuestros órganos, con sus necesidades a nivel físico/químico cubiertas, funcionen con normalidad. Desde mi experiencia, la consciencia y la voluntad de vivir, nos llevan a experimentar algo que siendo natural, como decía, en su aspecto meramente biológico, pasaría a ser sublime, y lo es, cuando se pone la voluntad en ello, cuando se buscan las ganas de ser algo más que una máquina de vivir, cuando se decide realizar ese viaje hacia el paisaje interior en el que encontramos caminos, panoramas, universos que ni siquiera sospechábamos que podrían existir.

Se trata, nada más y nada menos que de aventurarse en uno mismo y a través de esa aventura conocer y saber lo que somos en todos los aspectos; se trata de descubrir EN QUÉ CONSISTE VIVIR, de hasta donde llega, en su aspecto más profundo estar vivo; sólo entonces podremos afirmar que hemos vivido y sólo entonces podremos aventurarnos plenamente en el otro…

Sólo entonces, desde mi punto de vista, podremos amar conscientemente y podremos considerarnos seres vivos.