CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

domingo, 13 de marzo de 2011

Entrega II


Sí, como le dije soy yo. Bien, pues ésta es la entrega, y el mensajero alargo su mano ofreciendo a L. P un pequeño sobre de burbujas. Firme aquí añadió. Esto es todo? Pues qué esperaba? Ahora, con su permiso nos retiramos que por hoy ya hemos tenido bastante. Espero que le sea de utilidad.

Después de cerrar la puerta y de acompañar a su sorprendida madre al dormitorio, mientras la anciana murmuraba: ¡Qué cosas más extrañas te ocurren, hija mía! yo no he visto nada igual... Se dirigió a su habitación y cerró la puerta trás de sí...

Sin perder un segundo abrió el sobre. En su interior había un Pen Drive normal, de color violeta. Le extrañó únicamente, lo extremadamente ligero que resultaba; era como tener una pluma, su volumen no era proporcional al peso. Como es lógico, le faltó tiempo para insertar el dispositivo en su ordenador...

Al abrirlo, lo primero que vio fue un texto en el que decía: De acuerdo a la petición por usted formulada, le enviamos el cuestionario previo a la concesión de la misma.

Pero qué petición? Pues vaya historia! Me estaré volviendo loca?

Abrió el archivo nº 1 en el que rezaba "Cuestionario Previo", no sin antes observar que había otros dos archivos numerados. Al menos, pensó, me enteraré de qué va este asunto...

Las instrucciones eran claras, contestar las peguntas por orden, no saltarse ninguna respuesta porque esto invalidaría el cuestionario; a continuación pasar al archivo número dos y al terminar el último dar a "enviar"

Algo confusa abrió el archivo número uno y por simple curiosidad empezó a leer y a responder a las preguntas, casi todas ellas de carácter moral, filosófico, espiritual, de actitud vital... Eran veinte las que contenía ese primer archivo.

Al terminar de contestarlas, el Pen Drive cambio de color y el segundo archivo se abrió a la vez que sonaba una melodía que le resultó familiar.

Comenzó a leer el segundo archivo que empezaba con: " ¿Qué harías si...? Y a continuación se planteaban tres situaciones diferentes cada una de ellas con tres posibles respuestas y por si la elección no estaba incluida entre ellas, un espacio en blanco para hacer un planteamiento diferente. Eso fue lo que ocurrió, de manera que empezó a escribir hasta terminar ese segundo cuestionario y al hacerlo, continuó con el tercero y último en el que se enumeraban tres circunstancias que habían marcado su vida estableciendo un antes y un después y cómo las había resuelto..

Al llegar al último punto del tercer archivo, se quedó paralizada, temblorosa… Las lágrimas inundaron sus ojos…

La propuesta que se le hacía era la de volver a vivir corrigiendo todo lo que considerara que había sido un comportamiento erróneo en su vida, Mientras le recordaban tres ocasiones en las que interiormente había expresado ese deseo…
¿Por qué a mí? Si pudiera volver atrás…
*
Sólo tenía que pulsar “Enviar”. Sus dedos temblaban y su mente sopesaba a gran velocidad qué consecuencias podrían derivarse de aquel cambio… Era la oportunidad de su vida, tantas cosas podrían restituirse… Y todo lo que acudía a su memoria coincidía con esas ocasiones en las que se había sentido inerme, presa de la de la injusticia, de la desesperación. Como aquella en la que su imagen quedó gravemente dañada por una mentira que sobre ella se vertió… Sin embargo pensó… No soy yo la única protagonista de mi historia…

Su dedo seguía temblando colocado encima de la tecla “Intro”…

Presa de una gran inquietud decidió tomarse un descanso y dio a “Guardar como”.

Se dirigió a la cocina a prepararse un café… (Continuará)

4 comentarios:

aminuscula dijo...

Qué peligro corregir nada... Como si los errores no tuvieran un significado. Uy, yo no le daría a enviar. Ni loca.

Besssitos

luz dijo...

Así es, ami. Así lo sientimos tú y yo a traves de nuestra experiencia vital, pero ¿Y L.P.? Espero que saque sus propias conclusiones...

Besitosss

Una mirada... dijo...

Tremenda disyuntiva. ¿Rebobinar y reconstruir los hechos del pasado o asumirlos para un invariable presente...? Qué tentación, por mucha consciencia que se posea de que el presente es la suma de aciertos, errores e irrelevancias de los pasos ya dados.

(Ya ansío la continuación).

Afectos.

luz dijo...

Sí, Una mirada... Muy difícil, principalmente porque, aún siendo en el presente producto de lo que fuimos, siempre existe algo, creo, en la vida de todos, que borraríamos del "historial", de forma que habría que tener el ego muy en su lugar para poder rechazar ciertas oportunidades.

En fin, por fortuna creo que difícilmente se puede producir algo así, excepto en los cuentos... Ya veremos lo que decide L.P. a quien sólo conozco por "referencias"...

Un abrazo