CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 28 de febrero de 2009

Locuras de una unidad de "inteligencia natural"


A veces, analizando a dónde ha llegado el ser humano, tecnológica y científicamente hablando, me da la sensación de que la evolución sufre un serio desequilibrio a nivel puramente humano y espiritual. Sospecho que, si nuestra evolución no hubiera estado mediatizada por la competencia, por el deseo de ser más a nivel material, por el ansia de ocupar un lugar por delante o por encima de, en otras palabras por lograr el poder, ese algo engañoso que nos enloquece, haciéndonos sentir (aunque sea temporalmente) que no tenemos límites, hubiéramos llegado a establecer el contacto y a finalizar con la separación que existe entre mente o ego y espíritu.

No digo que no podamos hacerlo puesto que la vida nos da los medios para despertar y eliminar la separación, esa dualidad que nos hace transitar senderos de dolor, insatisfacción permanente, que nos lleva a repetir errores a pesar de la claridad de los mensajes que nos transmite la experiencia…

Es sólo cuestión de ver más allá de lo evidente, de contemplar la vida con los ojos del alma…

Hace poco leí un artículo sobre la inteligencia artificial que sostenía la teoría de que a un ordenador, o a una unidad informática, sólo le faltaba tener conciencia de sí mismo para superar al ser humano, ya que a nivel de conocimiento teórico nos superan con mucho, pues no hay cerebro humano capaz de alojar toda la información que puede contener uno artificial, aunque la misma se la hayamos facilitado nosotros mismos….

Dentro de una cualquiera de estas unidades, se aloja información sobre todos los ámbitos del conociminto humano, sobre la mente y su estructura, la materia, el espíritu, la naturaleza, todo lo que abarca la cultura, lo positivo y negativo de la vida en este planeta y hasta fuera de él; la cuestión estriba en que información no es sentimiento, no es experimentación, no es vida en sí misma sino pura teoría…

Falta conciencia y consciencia…

Falta calor...
.
Falta latido..
.
Falta SER…
.
FALTA AMOR...
.
La evolución a todos los niveles parece que ha seguido el proceso inverso: vida, desarrollo, conocimiento, conciencia y consciencia…

¿Y si el proceso se invirtiera?

Y…¿ Si el orden de los factores alterase el producto?

A pesar de todo… Sigo con el alma henchida de esperanza, de ilusión…

Porque hoy ha amanecido y como siempre, he sentido que la vida comenzaba

Con todas las posibilidades…

6 comentarios:

aminuscula dijo...

De esto justamente trata esta crisis de ahora, aunque aparente ser económica, no es más que la consecuencia, la crisis empezó a fraguarse hace mucho, cuando se empezó a construir la casa por el tejado, como bien dices tú. Y justo por esto estoy yo absolutamente esperanzada, porque veo acercarse algo nuevo y maravilloso.

Un beso y muy feliz domingo

luz dijo...

También tengo yo esa sensación de que algo bueno se aproxima, ami, ya que las grandes crisis, y tampoco me refiero a la económica, aportan grandes cambios porque nos inducen a la reflexión que es el preludio de la consciencia.

Un besito, amiga

Una mirada... dijo...

Difícil dotar de ese peculiar sentimiento humano a una máquina. Maldad, bondad, pragmatismo, intuición, angustia, felicidad... son pequeñas explosiones cerebrales que, en muchas ocasiones, carecen de lógica y no siguen ninguna ley que pueda formularse a partir de la experimentación (cada ser humano es, en sí mismo, una formulación atípica que responde a un galimatías sensorial-circunstancial propio).

Fíjate, que, pese a la aparente crisis de valores, sigue habiendo seres humanos comprometidos, capaces de tener presente al prójimo, de comprometerse en acciones no siempre comprendidas socialmente.
El ser humano crítico, respondón, en perpetua rebelión contra las imposiciones y la injusticia sigue estando allí, mucho más cerca de lo que, en ocasiones, creemos.

Un saludo.

P.S.- Por Abimael... Te aseguro que no era mi intención extenderme tanto...

luz dijo...

"Una mirada":

Por fortuna, es cierto lo que dices, lo que ocurre es que imagino qué podría ocurrir si estas máquinas, a fuerza de acumular datos, aprendieran también a sentir; tengo un relato escrito sobre esto que no vale gran cosa, pero está, precisamente, lleno de imaginación y me resultó divertido escribirlo. Algún día lo pondré por aquí.

Me gusta que te extiendas, y más por Abimael (me ha encantado la expresión). De esta forma, el post se convierte en algo vivo y participativo; no hay cosa que me guste más que una tertulia entre amigos, en la que mi post inicial se enriquece gracias a los que por aquí pasais.

Un saludo cordial.

leoriginaldisaster dijo...

Que alegría leerte Luz!
De nuevo enseñas, y de nuevo se aprende con tus palabras. Estoy de acuerdo contigo, la espiritualidad hoy en dia sufre grandes desequilibrios. Vivimos en una sociedad materialista y competente, asi nos educan, y asi seguira la historia mientras las bases de la educacion sean ser mas que... yo creo que se atan temas espirituales a cosas materiales y asi andamos tambaleandonos.
Hay esperanza de que en estre planeta seamos algun dia todos felices, y dicen que ya paso alguna vez...^^

un gran beso luz!!
ten un buen dia

luz dijo...

Hola LEO:

También me alegro mucho de tenerte por aquí; te echaba de menos.

Tienes mucha razón, desde la más tierna infancia se nos educa de forma que parece que la meta sea competir para superar a los demás, dando más importancia a logros de tipo material que a crecer interiormente, por lo tanto, los valores que se potencian no tienen nada que ver con lo que verdaderamente se necesita para andar por la vida.

Sí, quizá un día todo cambie, es más creo que no tardará tanto.

Muchos besitos. Sé feliz