CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 14 de marzo de 2009

Nada más que por vivir...


Sí, nacemos, crecemos, nos multiplicamos… Pero, además de todo esto, vivir no es sólo ir superando las pruebas que nos llegan, o cumplir con esa especie de proyecto/contrato, que emana de nuestro interior a través de la conciencia y que se va desvelando a medida que avanzamos…

Vivir es mucho más; es casi una promesa ineludible, algo personal, íntimo, algo de lo que solo cada cual puede dar fe interiormente, por lo tanto los resultados que podamos obtener, o la huella que dejemos no son cuestiones que en nuestra respuesta tengan importancia. Es una cuestión de fidelidad, de coherencia, de exigencia conmigo misma, ya que si me fallo a mi misma ¿Qué se puede esperar de mí para con los otros?

Cuántas veces nos habremos preguntado: ¿Por qué a mí? Cuando nos hemos sentido vapuleados por la vida…La respuesta es muy clara, y la descubrí en uno de los momentos más duros que he vivido:

“Cuando abrimos una “puerta”, no sólo entra lo que se espera; puede llegar a entrar todo lo que quepa en el espacio que hay detrás” .
Por lo tanto no hacerlo, sería algo así como negarnos a vivir...

Una puerta puede ser abierta por un deseo, un ruego, un lamento, una petición... Y al hilo de esto, me viene a la memoria alguien que, en respuesta a la frase bíblica “Pedid y se os dará”, afirma: “Pero, mucho cuidado con lo que pides porque puede cumplirse”

Aún así, sigo abriendo puertas con toda la consciencia de la que soy capaz.

Nada más que por vivir…

6 comentarios:

aminuscula dijo...

De hecho lo que pides se cumple siempre (doy fe) y hay que saber formular muy bien el deseo.

Y lo mismo ocurre cuando abre una puerta: siempre entra de todo, no existe lo puramente bueno o puramente malo, todo vive mezclado y esa es la gracia de la vida. Así que abrimos las puertas y dejamos entrar lo que hemos pedido y otras cosas que no habíamos pedido y no nos gustan. La pregunta es: ¿vamos a agradecer el regalo, el deseo cumplido, o vamos a protestar por las impurezas que lo acompañan? Si agradecemos, las impurezas pasarán desapercibidas, si protestamos por la imperfección, el regalo pasará desapercibido. Este es todo el misterio de la vida, la tantísimas veces usada imagen de la botella medio llena o medio vacía.

Se me pone la piel de gallina cuando te leo tan cerca de mis pensamientos actuales. Sé que nos suele ocurrir, pero sigo sin acostumbrarme a ver como me contestas a cosas que no te he contado todavía.

Un beso grandísimo

luz dijo...

Bueno, ami:

También tú me sorprendes, por la exactitud con la que captas aquello que quiero expresar, es tal como lo has explicado.

Esto es vivir, y como siempre, los que corremos el riesgo, hacemos de la vida esa aventura en la que nada es despreciable.

Procuraremos contarnos el resto.:))

Un abrazo muy grande

leoriginaldisaster dijo...

Vivir es estar continuamente descubriendo puertas... y todo lo que entra, y todo lo que sale, y todo lo que se aprende despues de abrirlas... vivir es olvidar y recordar... vivir es soñar y respetar^_^
se aprende mucho contigo luz
recuerdas las cosas importantes^^

vivamos pues
un gran abrazo y buen dia^^

luz dijo...

Gracias, LEO:

Vivir es experimentar, y en ocasiones, como excepción, sí me he arrepentido en un primer momento, de vivir ciertas experiencias, pero la vida me ha enseñado que aún las más desagradables dejan una huella de aprendizaje imborrable, sin embargo, como siempre digo, hay que saber elegir, y ahí entra la conciencia, para saber seleccionar y la consciencia que es prodcto de la experiencia vivida...

Por otra parte, no hago más que plasmar aquí lo cotidiano de mi vida, de esa que no se ve...

Muhos besos y feliz domingo

Una mirada... dijo...

...a fin de cuentas, vivir es la pausa entre nacer y morir.

Bienaventurados y bienaventuradas nosotros y nosotras que podemos incluso ser felices durante ese soplo de incierta duración.
Bienaventurados y bienaventuradas porque incluso podemos arrancarle sueños y esperanzas a un presente poco propicio.
Bienaventurados y bienaventuradas, sí, porque somos conscientes de todas las oportunidades que nos ofrece esa pausa; oportunidades que, no sé si para nuestro dolor o nuestra vergüenza, no tienen tantos seres humanos que desconocen el significado de VIVIR porque nacen para morir mientras malviven.

Ay, si pudiéramos compartir estas sensaciones de vida con quienes son huérfanos y huérfanas de felicidad...

Un abrazo.

luz dijo...

Es cierto "Unamirada" Si todos pudiéramos andar el camino sin el lastre de no tener cubiertas las necesidades primarias...

Sí, ahora mismo firmaría por que todos los seres humanos tuvieran la oportunidad de recorrer la vida sin más necesidad que la de la consciencia del propio vivir.

Otro abrazo para ti