CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 29 de agosto de 2009

Pensadores III



Físicamente no existían diferencias con nuestra especie, excepto por un detalle: Sus ojos no soportaban la luz intensa y además eran daltónicos, por lo que, durante el día, llevaban unas gafas con cristales de color rojo o lentes de contacto del mismo color, con lo cual eran fácilmente reconocibles

Al grupo de pensadores, con el fin de no ser identificados por sus nombres reales, se les había dado un código alfanumérico que iba desde “ PS1”, hasta el que ostentaba el cargo de SPU a quien siempre correspondía el 100, que era el número máximo de Pensadores admitidos en un grupo, bien entendido que, los mismos, existían en todos los países que habían sobrevivido a la guerra, y como la coincidencia numérica podría ser un dato que diera lugar a errores o equivocaciones, se distinguían por la letra que acompañaba a la “P”, sucedida del número correspondiente..

… Cuando entró al despacho de la Suprema Pensadora Universal, ésta revisaba unos papeles y con un gesto, le invitó a tomar asiento. Él no pudo evitar un sentimiento de cierto temor, pero la SPU, le sonrió mientras sacaba de una carpeta un papel que extendió sobre la mesa para que lo leyera… Esta vez he podido arreglarlo, pero procura no volver a repetir esta conducta; ten en cuenta lo que arriesgas y lo que pones en peligro con tu actitud… Pero no era esto de lo que quería hablarte…

Hace unos días hubo un accidente cerca de nuestra sede, en horario restringido; un “Localizador Hiperbólico” (*) se desprendió de su soporte y le cayó a un “S1” (*) en la cabeza. Uno de los nuestros acudió en su auxilio y le metió en el hall del edificio colindante para que fuera atendido, pero en lugar de llamar a los Servicios Sanitarios, por el tema del horario, pensó que sería mucho más rápido y efectivo que fuera atendido por un médico de los nuestros, ya que el muchacho se encontraba herido de gravedad, con una gran brecha en la cabeza, de manera que así lo hicieron.

Al atenderle el médico, limpió la herida y detectó lo que pensó que sería una esquirla de un hueso craneal roto, pero al extraerlo, comprobó con sorpresa que era una especie de cápsula que luego se ha desmontado y estudiado comprobando que lleva diferentes mecanismos microinformáticos correspondientes a uno de los implantes de los que son portadores los “S1”.

Bueno, resumiendo, que dicho “S1” se está recuperando físicamente pero gran parte de su programación ha desaparecido; aunque recuerda que no es de los nuestros, muestra reacciones más acordes con las de los humanos que las que serían normales en su especie. Vamos a esperar a su recuperación física completa para ver el resultado final de la desaparición del implante, pero en principio, el suplica que no lo entreguemos a los suyos una vez que ha experimentado sentimientos, emociones y la sensación de libertad que esto lleva aparejado. Propone que puede fingir normalidad y ser un conducto informativo para nuestro grupo, para lo cual, debería tener un contacto entre los Pensadores

¿Qué lugar ocupo yo en todo esto? Preguntó sonriendo e imaginando cuál iba a ser la respuesta de su interlocutora.

Imagino, prosiguió la SPU, que a estas alturas sabrás de qué estoy hablando y desde luego sólo depende de ti que quieras llevarlo a cabo o no; en absoluto deseo que sientas que esto puede suponer una imposición, de hecho, hasta que tú no decidas, no se llevará a cabo el Consejo Universal y si tu respuesta es negativa, ni siquiera informaremos de ello, simplemente se buscará otro candidato…

Al salir de la sede del Grupo, subió rápidamente a su Plataforma Deslizante y programó una alta velocidad para no superar el Horario Restringido y llegar a tiempo a su casa antes de que se encendiera la luz de visión nocturna, ya que recordó que debía detenerse en un expendedor de Energía Pública para cargar el vehículo.

Recordó por el camino, cómo tan sólo hacía seis años que aún se utilizaban los antiguos y ruidosos vehículos de motor a gasolina y le pareció todo tan lejano…

- *Localizador hiperbólico: Mecanismos de localización de S1 (Salvadores de Sirio), S2 (Salvadores Pleyadianos) y C3 (Ciudadanos de la Tierra) cuya señal se controlaba desde torres existentes en el Ministerio de Control de la Ciudadanía.

- *Plataformas Deslizantes: Vehículos no contaminantes que se deslizaban a una distancia de 10 cm del suelo movidos por hidrógeno limpio de combustión a baja temperatura

6 comentarios:

aminuscula dijo...

Tu imaginación es cada vez más sorprendente, Luz. No sé cómo se te ocurren estas cosas, de verdad, tendrías que ver mi cara al leer estos textos, con los ojos abiertos como platos... jajajaja. Me gusta, me gusta que me sorprendas así.

Un besazo

Una mirada... dijo...

Madre mía, cuánto te lo has trabajado y qué resultado tan acorde a la imaginación y el esfuerzo.

Fíjate que, siendo poco dado a la ciencia-ficción, has conseguido engancharme a estos textos donde tan bien combinas cientifismo y humanidad.

Afectos.

leoriginaldisaster dijo...

Es flipante luz... me dejas alucinao!!bien estaria esto en forma de libro:)
un gran abrazo luz!!sigue así^^

luz dijo...

Gracias, ami, Una Mirada, LEO.

Cuando escribo estos relatos, es cuando de verdad conecto con mi parte infantil, sin poner trabas a mi imaginación.

Creo que tenía unos siete años cuando planeé hacer un viaje al centro de la tierra con mi hermana y una amiga... Lo teníamos todo preparado y el proyecto era serio, tanto que de verdad nos lo creíamos, salvo por un detalle, y es que el vehículo que nos iba a conducir a tal lugar, lo habíamos confeccionado con cajas de frutas y cuerdas y pretendíamos impulsarlo con pólvora de petardos, así que cuando mis padres descubrieron el engendro, lo deshicieron, y el vehículo acabó ardiendo en el fogón de mi madre, los petardos ni sé dónde y nosotras con unos cuantos coscorrones.

Besos a todos

Blau dijo...

Hola Luz, soy un poco repetitiva, pero qué imaginación! Me ha encantado... habrá más? Un saludo.

luz dijo...

Gracias, Blau:

Creo que sí, porque aún no está terminado el cuento; vamos a ver hasta donde llego, porque a mí con la imaginación me ocurre una cosa y es que no aparece cuando yo quiero, cuando tengo tiempo libre, cuando no tengo otra cosa qué hacer, sino en los momentos más inoportunos, por ejemplo trabajando, y principalmente si estoy sometida a tensión, si lo que tengo que hacer es urgente...

Un saludo afectuoso