CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

domingo, 18 de abril de 2010

Pasos...




Todo está mucho más cerca de lo que parece, se decía a sí misma, echando una mirada panorámica. Lo tenemos al alcance de nuestras manos y sólo es cuestión de hacer el esfuerzo de tomarlo… De acuerdo que para hacerlo hay que dar pasos donde se borraron los caminos, donde los escombros de las ruinas forman con el tiempo barreras que parecen infranqueables, pero eso es el efecto mental; lo que realmente ocurre es que hay un camino donde se da un paso; sí, claro… Al principio, el camino solo mide unos centímetros, pero una vez dado ese paso, habiéndolo dejado atrás, esos pocos centímetros, se duplicarán al dar el siguiente…

Cuando volvamos a mirar, sólo veremos el paisaje franqueado por un horizonte esclarecedor.

Es entonces cuando sabremos que lo de menos son los caminos, las huellas que se dejan, incluso el recuerdo de todo ello, que lo que nos hace ser lo que somos, se reduce a un paso al que puede seguirle otro…

6 comentarios:

Una mirada... dijo...

Así es, luminosa compañera.
Un paso. Sólo un paso y se abre camino. Y en ese paso, un mundo.
Lo difícil, empero, es ese primer paso vacilante que precede al segundo, más firme.

Que este domingo sea el preludio a una semana arrebatadora.

Afectos.

aminuscula dijo...

Ay, pero qué vértigo ir dando los pasos así, sin saber si crecerá suelo bajo el siguiente paso.

Un besazo

luz dijo...

Gracias, Una mirada:

Lo importante es no paralizarse, porque la vida es dinámica y exige movimiento voluntario; incluso la inercia es un movimiento que nos aleja de nosotros mismos porque carece de sentido.

Que tu semana sea feliz

Besitos

luz dijo...

Sí, ami, pero prefiero el vértigo producido por el movimiento al abandono antes de comenzar

Besos

Brisa dijo...

Gracias por tu regalo de esperanza... Porque hay cosas que aunque las sepa, necesito recordarlas y me has ayudado mucho a ver la luz, ojalá después de verla, llegue la integración...

Un besito.

luz dijo...

Gracias a ti, Brisa.

En el camino hacia uno mismo, nada es despreciable, ni siquiera los pasos en falso, porque de ellos aprendemos también.

Que llegue la integración y los pasos se multipliquen.

Un beso y gracias nuevamente.