CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

lunes, 31 de mayo de 2010

Ni se compra ni se vende...


A veces me pregunto si a lo largo de la vida he actuado como debía, aciertos y errores con la experiencia que me han proporcionado, incluidos. Me pregunto también si el lugar donde me encuentro en este momento es el adecuado y casi siempre hay algo interior que me contesta con un silencio lleno, y no por mis grandes logros a ningún nivel sino por la armonía que acompaña a este mi otoño vital.

A lo largo de la vida he podido comprobar que no es más feliz quien más sabe porque quien de verdad sabe, se hace consciente de lo que le falta para llegar al entendimiento pleno. Tampoco es más feliz quien más posee a nivel material porque a la mayoría de los que viven esa situación, el llegar al ansiado punto de “poder”, lejos de producirles satisfacción , les hace desear más al experimentar que lo anterior no les produjo el sentimiento que presumían.

Yo no sé mucho, sólo poseo el producto de mi trabajo que considero suficiente para una vida digna; mucho más de lo que tienen tantos en el mundo en que vivimos. No tengo el más mínimo interés por comprarme una casa y el coche que tenía hasta que empecé a ir andando a todas partes, se lo regalé a alguien que lo necesitaba más que yo. La verdad es que tengo poco que perder a nivel material. Me hace gracia pensar que si mañana entraran ladrones a mi casa y la vaciaran, podría reponer casi todo (excepto aquellos objetos que conservo por el valor sentimental que tienen) en poco tiempo, con el fruto de mi (humilde) trabajo…

Está claro que, como tantos, poseo tesoros de gran valor, todos ellos atesorados dentro del corazón o del alma, como queramos verlo, aunque ésos no ocupan lugar y nadie puede arrebatármelos porque ni se compran ni se venden, igual que el cariño verdadero.(¿Os acordáis de la cancioncita?)

7 comentarios:

aminuscula dijo...

Ni se compra ni se vende lo importante, pero se puede regalar. Y tú lo regalas en abundancia.

Un besazo, amiga

luz dijo...

Gracias por esa apreciación tuya, ami, aunque intervenga también en su valoración la amistad que nos une que constituye otro de mis tesoros. :))

Besitos

Una mirada... dijo...

A veces, cuando se hace inventario, se descubre esa fortuna personal que jamás podrá ser trocada por elementos fungibles. Y es en ese cofre permanentemente abierto donde se halla la mayor riqueza del ser humano: el propio ser humano.

Mis afectos.

luz dijo...

Lo que no implica, que una no reivindique lo que considere en cada momento para si misma o para otr@s, aunque este tipo de reinvindicaciones se puedan mover dentro del mundo de la materia más "grosera" que, al final, no deja de tener que ver con la misma energía que nos anima, ya que nos movemos en un mundo donde vibran diferentes frecuencias dentro de la misma.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Pues estoy de acuerdo contigo. Es más ,la búsqueda de la sabiduría es lo que al fin te hace más feliz .Y aclaro esa búsqueda , como las experiencias que te vá mostrando el camino de la vida y de las que eres capaz de aprender mediante esa actitud "sabia" que es al final un poco del concepto de la sabiduría bíblica.
Un besincho Sorella.

Una mirada... dijo...

Efectivamente, porque en/de lo material tambén vivimos.

luz dijo...

Sí, Sorella, somos fundamentalmente buscadores en un mundo lleno de enigmas. El mayor de todos me atrevería a afirmar que somos nosotros mismos.

Besinchos