CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, 17 de febrero de 2011

Una vez más...


Está claro que, cuando se sobrepasa (ampliamente) el medio siglo de vida, ya no se puede hablar de juventud, al menos física. ¡Si vieras mi sonrisa (de satisfacción) mientras lo escribo…!

Sin embargo, para los que aún no hayáis llegado, me gustaría deciros que la vida continúa, y casi me atrevería a afirmar que con mayor intensidad, con mayor ilusión, porque, no nos engañemos, quien a esta edad no se sienta, aunque sólo sea un poquito satisfecho por lo vivido, es porque no ha aprendido mucho.

Creo que se sienten esas ganas increíbles de seguir viviendo porque ya se sabe, más o menos, lo que hay, aunque sólo sea porque parte de la misión que nos corresponde, está cumplida, por lo tanto lo que hay es mucho, muchísimo, porque se ha tenido tiempo de poder comprobar que la vida es una aventura maravillosa que nunca deja de serlo, sospecho que hasta el momento final.

Hoy tengo mayor ilusión que ayer por que llegue mañana y seguir… Seguir viviendo, pero sin miedo a terminar, que eso llegará cuando corresponda, nunca a destiempo para uno mismo, aunque los nuestros, lógicamente, movidos por el amor, piensen lo contrario.

Me encantaría que los míos no sufrieran cuando me vaya, porque sea, cuando sea, pueden tener la absoluta seguridad de que he vivido, que he sido feliz por ellos y por mí y que volvería a repetir para estar a su lado…

Ya... ¿Por qué hablo de vez en cuando sobre la muerte?

¡PORQUE ESTOY VIVA!

8 comentarios:

Asana dijo...

Que Hermoso, Luz!! No queremos que te vayas!!! Pero te cuento un secretito: aún en vida y en tu ausencia te llevo en mi corazón...De todas formas no tengas prisa...Que las ganas que tienes por vivir y continuar no creo que te permitan escaparte de unas cuantas aventuras más. Un abrazo

aminuscula dijo...

Preciosa y positiva visión de la vida. Pero lo cierto es que sí, que a medida que pasan los años, la vida se revela cada vez más hermosa. La felicidad es otra cosa diferente a lo que pensábamos antes y todo cobra mucho sentido. Y cada vez más.

El otro día una joven intentaba hacerme sentir envidia por esa juventud. Me preguntó si me gustaría volver a tener veinte años. ¡No, por Dios! Ni loca. La vida es mucho más hermosa ahora y no para de embellecerse año tras año.

Un bessso grande

luz dijo...

Espero que así sea, Asana.

Sí, ganas no me faltan y empuje... Ya sabes que hablamos de esto de vez en cuando, pero todo llegará a su tiempo.

Gracias por compartir esos secretillos.

Besitos

luz dijo...

Verdad que sí, ami?

Tampoco yo volvería atrás. La juventud con todo lo que conlleva es necesaria para vivir, para hacer locuras, para aprender y acumular experiencia, y la edad madura también, para disfrutar de lo que vamos guardando en el alma, que como otras veces hablamos, es casi todo lo que no cabe en la maleta o en el ego...


Besitos y feliz finde

Una mirada... dijo...

Mi apreciada muchacha de medio siglo y un poquitín más: Bendita sea la juventud renacida, cuando las ideas galopan más que las piernas y cada jornada supera en intensidad a la anterior.

En realidad nunca se es viejo/vieja; simplemente, el Álbum de la Vida tiene más cromos.

Abrazotes.

luz dijo...

Se agradece eso de muchacha, y me encanta lo de los cromos, Una mirada; me lo apunto para ir preparando un album bien grande.


Besos

Una mirada... dijo...

...y con muchos colorines, ¿eh, muchacha?

luz dijo...

jaja...¡Claro!

Eso está hecho.

Feliz finde, Una mirada