CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

miércoles, 20 de abril de 2011

La Cajita II. (Dejà vu)


¡Puf! Pensó: Me he precipitado probando el sabor del tiempo, porque sí, tenía ganas de conocerlo, pero debía haber terminado de leer la libreta antes de hacerlo. En fin, se dijo, echando otra mirada al espejo… Pues la verdad es que no recordaba haber sido tan guapa… Y sonrió pensando que a veces, a fuerza de querer vivir, se pierden detalles…

De repente se detuvo, sin dejar de mirarse en el espejo… Si mi imagen ha cambiado… ¿Lo demás seguirá igual?.

En ese momento sonó el teléfono y cuando contestó, se dio cuenta de que, en efecto, todo había cambiado…

¿Oiga? Sí. ¿Dígame? ¿Es usted la señora Díaz? Interrogaron desde el otro lado… Sí, soy yo… Le llamamos del Colegio porque no ha acudido usted a buscar a su hijo… Perdone, contestó ella con un leve titubeo, intentando aparentar normalidad… Enseguida estoy ahí... Es que ha surgido una urgencia familiar y me disponía a llamar en este momento…

Se puso rápidamente una chaqueta y bajó a la calle tomando enseguida un taxi, por lo que a los diez minutos estaba en el colegio recogiendo al niño…

Mientras caminaban de vuelta a casa, el pequeño, al encontrarla tan absorta le preguntó: ¿Estás bien, mamá? Sí Joaquín, perdona… Es que tengo un fuerte dolor de cabeza, así que cuando lleguemos a casa me echaré a descansar mientras haces tus deberes y siguieron hablando sobre su jornada escolar, aunque ella al ver a su pequeño en ese salto hacia atrás, estuvo a punto de desmayarse de emoción, pero sólo le abrazó y procuró mantener la normalidad.

Así lo hizo cuando dejó a Joaquín con su merienda, después de haber éste prometido que no se movería de la salita ni la molestaría a no ser que hubiera algo muy urgente.
Se metió en la habitación contigua con la caja y la libreta y siguió leyendo…

La libreta contenía apuntes y reflexiones de la última persona que había tenido la Caja de los Segundos en su poder y desaconsejaba muy especialmente el comer segundos, a no ser que fuera por un motivo muy concreto como revivir y poner en su lugar un “recuerdo fantasma”, es decir, de esos que no sabes si son producto de tu imaginación o sucedieron en la realidad. Desaconsejaba también, el cambiar el curso de acontecimientos ya sucedidos y ponía un claro ejemplo de intervención inadecuada por parte de esa persona, que pudo llegar a tener consecuencias irreparables.

Y ¿Qué hago yo ahora? Se preguntó mientras escribía sus propias reflexiones en la libreta.. Mi hijo, después de comerme el tiempo, tiene 10 años en lugar de los 22 que tiene en la realidad… Y atendiendo a ese detalle, se supone que el resto de mi vida estará teniendo lugar en el año 1999. La experiencia se convertirá en una especie de “dejà vu”, con la particularidad de que no puedo corregir errores, ya que en el presente real, los errores no lo son; forman parte de la experiencia vital de quienes, en su momento, los vivimos directa o indirectamente…

Continuó leyendo la libreta y pudo constatar que el efecto de la ingestión de tiempo, finalizaba a las veinticuatro horas de haberlo llevado a cabo, y todo, si no había otra intervención, volvería a la normalidad; es decir, que aún quedaban veinte horas de ese “repaso vital”.

¡Eran doce años de diferencia! Se quedó pensando en esa fecha, intentando recordar qué había pasado entonces… Se le ocurrió, que haciendo lo que hacía en ese momento, podía estar cambiando el curso de los acontecimientos, así que salió de la habitación y se fue junto al niño para ayudarle a hacer sus deberes escolares, que era lo que realizaba habitualmente en aquella época; de esa forma, dejaría que el tiempo pasara e iría viviendo lo que surgiera de manera natural.

Al cabo de una hora, el niño terminó sus deberes y pidió permiso para ver la tele, así que, mientras lo hacía, tuvo un margen de tiempo para reflexionar, ya que fue consciente de que su marido llegaría en un par de horas y sintió un miedo atroz pues hacía cinco años que había fallecido, y el hecho de tener que volver a verle era algo que no estaba segura de poder digerir ¡No era natural!.

Volvió de nuevo a la libreta para ver si podía hacer algo para remediar su error y se sorprendió al darse cuenta de que la misma respondía a su pensamiento, ya que en la primera página aparecía el siguiente punto: “Sistema de digestión rápida del tiempo” Y daba una serie de consejos para volver al presente sin tener que dejar pasar el tiempo reglamentario, pero no podría llevarlo a cabo con el niño en casa, así que, después de volver a mirar el reloj, llamó a su hermana y le pidió que se quedara con el niño hasta el día siguiente…

Después de esperar a que su hermana llegara para llevárselo, con la lógica sorpresa por su juventud olvidada y escuchar todos los pormenores del último examen de la Oposición a Profesora de Instituto que había realizado, mientras la oía decir que pensaba que iba a aprobar, aun conociendo ella el resultado adverso de la misma y sabiendo que ni siquiera se dedicaría a esa actividad laboral, incluido un: “Qué rara estás, hija mía… No sé qué te encuentro hoy… ¿De dónde has sacado ese pantalón tan pasado de moda?", y algunas otras puntualizaciones sobre lo callada que estaba y otros detalles banales, cerró la puerta tras de sí y se dirigió a la habitación donde tenía la Caja y la libreta, calculando que restaba alrededor de una hora para la llegada de su marido.

13 comentarios:

Una mirada... dijo...

...qué temible y ansiada experiencia la de deshacer el tiempo transcurrido conociendo los sucesos del futuro. Y, a la vez, qué reto; estar allá con la consciencia del presente, saboreando otra vez instantes y sentimientos.

Y, de repente, he recordado la canción de Pablo Milanés.

Afectos.

luz dijo...

Temible, sí, Una mirada. No me gustaría pasar por una experiencia como la del cuento.

A veces me planteo qué hubiera ocurrido si en lugar de dar determinados pasos en el pasado hubiera dado otros... Pero siempre he llegado a la conclusión de que al "libro del pasado" no podemos restarle ni una coma, ya que un sólo cambio desharía el puzle de la vida quizá para crear un caos inimaginable.

Un beso

luz dijo...

Por cierto! ¿Cómo hiciste el enlace, dentro del comentario, a la canción?

Por otra parte has citado a uno de los míos. Creo que no hay ni una de Pablo Milanés que no me guste.

aminuscula dijo...

Oh, esto pinta peor de lo que yo pensaba. Con lo que cuentas, prometo que jamás probaré el sabor de los segundos.

Besssos bestiasss

luz dijo...

La verdad de este cuento, es que tenía una continuaciòn diferente, pero dejé que la razón interviniera y lo cambié. Al hacerlo sentí un gran alivio porque con la primera versión, entraba en una especie de bucle enloquecedor, era imposible poner fin a la historia teniendo en cuenta la cantidad de frentes que pueden abrirse con una sola variación, porque a pesar de lo ficticio del relato, lógicamente está, sin poder remediarlo impregnado de mí, de mi pensamiento, sentimientos y experiencia Y, como decía, pesar de que ser absolutamente ficticio, he vuelto a comprobar que, sin duda, lo mejor que puede ocurrirnos es no escapar de esa realidad que nos conduce a lo que somos y a lo que el mundo que nos circunda, el que nos arropa en ocasiones y nos convulsiona en otras, es. De acuerdo que podemos mejorarlo, y que eso sería lo deseable, pero siempre en presente y utilizando herramientas adquiridas a través de una experiencia derivada de ese ayer que existe impregnada en la misma.

Aún "así", Continuará

Besitosss

Una mirada... dijo...

Llevo un buen rato intentando explicarte el código para poner un enlace dentro del post, pero el Comandante Blogger me dice que mi código HTML no es aceptable y que naranjas de la China, que no me deja publicar el comentario...
No obstante, en el "esquleto" del blog quizás puedas ver cómo está puesto el acceso al enlace de Milanés -en wordpress sí se ve, pero como no manejo no estoy familiarizada con los entresijo de blogger no sé si tú puedes verlos-.

Veamos si me deja que lo explique con palabras (pongo en negrita los símbolos que has de colocar):
Abres < y escribes a href seguido de =; a continuación escribes entre comillas la dirección del enlace y cierras con > ; después pones la palabra o frase que desees, que será la que se leerá y cierras colocando < seguido de barra /, una a y ell cierre >.

Me parece que te he liado más...

luz dijo...

Gracias, Una mirada, voy a seguir los pasos que me indicas, pero creo que blogger es menos flexible, en algunas cosas, que Wordpress.

De cualquier forma, si no funciona investigaré la manera, jaja contando de antemano, que yo no soy especialmente hábil en esto, pero sí muy persistente

Gracias :)

Una mirada... dijo...

...si después de mis balbuceos y errores ortográfico-gramaticales, eres capaz de llegar a buen puerto, merecerás el título de SuperMaestra HTML, jeje.

Anónimo dijo...

Menos mal que es un cuento, guapa porque me tienes el corazón encogío.¡Vamos que no vuelvo a pasar al lado del baúl!. No obstante creo que, el final será tan positivo como todos tus análisis vitales...Besos de Nanita y espero la siguiente entrega.

luz dijo...

jajaja, Nanita. Y si, además, añades que la cajita salía de un agujero que conectaba con es siniestro piso de al lado.... ¡Ahhhh! ¿Qué me contestarías?

Besitos

luz dijo...

Que no, Una mirada, que está mejor bien explicado de lo que piensas.

Ya te contaré con un ejemplo práctico.

Gracias de nuevo :)

Anónimo dijo...

Verdaderamente el piso de al lado es un tanto siniestro...Esos ruidos secos que se oyen por las noches, como cadenas arrastradas por sus antiguos moradores o como lemmings emigrados de sus otroras latitudes que buscan nuevas moradas...Yo que tú, mantendría un ojo abierto por las noches,je, je ,je....Un beso de Nanita y no te comas los segundos.

luz dijo...

Grrrrrrrr! No me vas a asustar, Nanita... Que ya lleva una muchas batallas ganadas a la soledad...

Te querría ver por aquí, paseando a oscuras por este pasillo, jeje

Besitos