CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, 24 de mayo de 2011

La Alquimia del Vivir



Hay una parte de la filosofía Zen que recomienda no hablar de las cosas hasta que no estén concluidas; ¡Podría ser…! Claro está que se refiere a aquello que entraña un cambio esencial en lo más profundo e íntimo de nuestra naturaleza o de nuestro ser, a ese tipo de cambios que interpreto como transmutación (haciendo uso del lenguaje alquímico) en el más amplio sentido, en este proceso de búsqueda de lo mejor de nosotros mismos al que se dirige la vida y seguramente, este principio podría trasladarse a todo los niveles de nuestro existir.

Entiendo que esta recomendación tiene que ver con la asimilación de lo que se deriva de ese proceso de experimentación vital que a través del destino, nos conduce al cambio y al hallazgo a través de la experiencia, de la “piedra filosofal espiritual”, de aquello que en cada cual podría encuadrarse dentro de lo profundo y trascendente porque al ser de naturaleza esencial, no hay palabras para describirlo.

Sería el proceso que se extiende desde la aparición de una variación significativa en la vida de cualquier sujeto, en el que, trabajado e incorporado lo que antecede, surgen mil respuestas a cuestiones que giraban en el alma, en el corazón, en la conciencia, dando paso a tantas otras preguntas, hasta la incorporación del resultado del mismo en nuestro sentir, nuestra actitud, nuestro ser, en resumen.

Largo camino, magníficas respuestas, maravillosos cambios dirigidos a un mágico encuentro…

Con nosotros mismos…

Es ése y no otro, según el Zen, el momento de compartir; cuando la experiencia, la piedra filosofal o el agua de la vida se instalan en el alma del humano alquimista.

6 comentarios:

aminuscula dijo...

No conocía este precepto de no hablar de las cosas hasta que estén concluidas, pero es todo un hallazgo.

Gracias, Lusss!

Bessstiales besssos

Anónimo dijo...

Yo sólo conocía esto a través de tus enseñanzas, que han sido muchas y fructíferas en el camino de la vida.
Gracias, hermana.
Un abrazo de sorella.

luz dijo...

Gracias a ti, ami. Yo he tardado bastante tiempo en comprenderlo en su totalidad, y sí, ha resultado un descubrimiento.

Besitosss bestiasss

luz dijo...

Y viceversa, sorella, por algo vinimos juntas a este mundo.

Gracias a tí

Besitosss

Una mirada... dijo...

...la vida de cada cual tomando carrerilla por un alambique que condensa situaciones/sentimientos conformando un elixir único...

Qué hermosa imagen la del paciente alquimista en pos de la esencia de su propio Yo.

Besos.

luz dijo...

Ir asimilando, Una mirada, lo que la vida nos presenta, ir añadiéndolo a la experiencia... "El elixir" producto de la asimilación, entiendo que nos conduciría la comprensión de nuestra condición, de nuestra trascendencia, quizá del verdadero objetivo de nuestro paso por este mundo.

Me encanta, también, esa imagen a la que aludes y todo lo que entraña la consecución de la obra.

Besitos