CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 9 de julio de 2011

Realidades


A veces el alma enferma y necesita el bálsamo del silencio y la reflexión, pero a  medida que las heridas van sanando, el dolor y el rechazo por un cambio no deseado, va desapareciendo.

Aquella pequeña estrella que titilaba en el horizonte pareciera que inunda e ilumina con su luz el nuevo sendero que transitamos dando paso a un espacio más amable y acogedor, constatando, una vez más,  que aquello a lo que nos aferramos antaño constituyó tan sólo  un puente hacia el presente.

Una nueva realidad nos ha fortalecido y acercado, en un paso sin distancias,  a la verdadera esencia, al auténtico ser que habita el alma.
Alguien dijo que la realidad individual es una creación de la mente; yo pienso que es más bien un estado del alma. Estado que ha de conquistarse a través de la experiencia.

9 comentarios:

Una mirada... dijo...

...es que la esencia de lo que cada ser humano es, suele ir envuelta en diferentes trajes que cada cual diseña con mejor/peor acierto en función de sus eventos íntimos. Y, en ocasiones, sí se recrean realidades individuales, ficciones del Yo que ayudan a sobrellevar circunstancias; o a intentar huír de ellas.

Un abrazo, preciosa de rutilantes textos.

(Está blogger hoy algo jaranero).

Anónimo dijo...

Pues sí Luz, son realidades...Cada una diferente y cambiante, siempre empeñadas (las realidades), en no dejarnos parar. Tanto que son compañeras inseparables de la andadura.
Rutilantes tus escritos, como escribe Una mirada, siempre bruñidos y brillantes, que traslucen un corazón idem.
Un abrazo de Nanita.

una lectora de poesía. dijo...

Vengo aquí, Luz, a sumergirme en tu aura, como pretexto para meditar.

Existen una o mil “excusas” para viajar por el mundo de las emociones. Los sentidos no siempre sirven para percibir el mundo exterior, pero las emociones hacen variar la percepción de las situaciones en función de la persona que las vive. En ocasiones, las reacciones subjetivas al contexto, innatas, aunque condicionadas por nuestra experiencia vital, cumplen una función adaptativa y de interacción con los demás y con el entorno. Por mucho que queramos escapar de nuestros sentimientos, no hay vivencia sin emoción; y, por ello, conviene envolverse en la bruma de las emociones que empaña la retina de todas las miradas y, así, de esta manera, llegar a lo que postulaba Einstein: "La alegría de ver y entender es el más perfecto don de la Naturaleza".
Todos, en ocasiones, nos hemos sentido extraños, profundamente triste, pero al final, esa tristeza termina por ralentizar el tiempo y así, de este modo, es cuando llegamos a percibir pequeños detalles de extrema importancia como la calidez de un abrazo, el alma de las palabras, el trino de un pájaro, la sonrisa de un niño, el descubrimiento de nuevos rostros, sonidos, músicas o poemas, el delicado sabor de la Naturaleza, la alegría y la frescura de la juventud...En fin, un carrusel de emociones, prodigios y milagros, silenciados casi siempre por el rumor de las prisas.
Vivir, ya lo dijo Hannah Arend, es un milagro! Un milagro a todas horas.

Abrazos de vida, ilusión y promesas.

”De todo, quedaron tres cosas:
la certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
y la certeza de que sería interrumpido antes de terminar.

Hacer de la interrupción un camino nuevo,
hacer de la caída, un paso de danza,
del miedo, una escalera,
del sueño, un puente,
de la búsqueda...un encuentro”.

Fernando Pessoa.

luz dijo...

... Y el ir desprendiéndose de esas capas, puede que sea la misión esencial, el llegar al centro o a la "realidad", a veces a través de experiencias difíciles que son nuestras verdaderas maestras.

Un abrazo agradecido para ti.

luz dijo...

...Experiencias inevitables por lo necesarias para aclarar nuestro rumbo, Nanita, como decía en otro de mis post, pero no por ello fáciles de vivir.

ja, ja: ¡Nadie dijo que fuera fácil! Como diría aquel.

Gracias y Besitos

luz dijo...

De acuerdo contigo, "Una lectora..." No quisiera yo evitar ni una de las emociones que me proporciona el devenir porque ellas me conducen a la sensibilidad, y esta última a vivir intensamente la vida que nos regalan.

Qué razón tenía Einstein y qué bien lo cuenta Pessoa: "Paso de danza, escalera y puente" ¡Qué sabios ambos!

Gracias por pasarte por aquí porque para mí resulta un placer compartir lo que escribo con vosotros, y como siempre digo, sin los que me leeis, sin vuestros comentarios, esto no sería lo mismo, me perdería mucho.

Besitos

Salomé dijo...

¡Cuanto de buen rollo!, de profundidad, reflexión y filosofía de la vida.
Sabéis pararos a mirar, a esperar, y vivenciar; son tesoros bastante escondidos, nada fáciles de mantener en la realidad.
Pero es claro que la humanidad sería otra, con esta sensibilidad; se respetaría más el entorno, la naturaleza, habría más delicadeza para con ella y las personas que la habitamos.
Que sigáis enviando oxígeno. ¡Gracias!

luz dijo...

Muchas gracias, Salomé. Pienso que hay buen rollo, como dices, porque en este "lugar" entra gente de paz que da su opinión con respeto y sensibilidad; entre todos hacemos de este lugar un sendero de reflexión compartiendo nuestro pensamiento.

Siempre eres bienvenida. Un abrazo

aminuscula dijo...

Y aunque nada haya cambiado, cambia todo, con sólo ese estado del alma.

Un besssstia besssucón