CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, 22 de octubre de 2009

Mi ambición


¡No tienes ambición! Esta frase me la has lanzado casi como un insulto y has añadido

¿No te das cuenta que pierdes una oportunidad que puede no volver a presentarse?

Ganarías mucho económicamente …

Tendrías mayor prestigio laboral …

Serías la primera en …

Sólo he contestado que el dinero no me proporcionaría tiempo para mí y los míos

Que el estar en ese “lugar” me impediría tener libertad para hacer un alto cuando lo necesitara

Que mis pinceles se secarían, mis libros se llenarían de polvo y mis escritos personales dejarían prácticamente de existir, por no hablar de mis “caminatas reflexivas”, mis momentos de soledad elegida, las largas conversaciones con mis amigos.

No, no poseo ese tipo de ambiciones que me impedirían ser dueña de mi tiempo y por tanto de mi vida.

No me has insultado; tus palabras son, para mí, un halago…

7 comentarios:

aminuscula dijo...

Sabes lo que pienso de esto, no es necesario repetirlo.
Yo, amiga Luz, tengo mucha ambición y avaricia, pero no de dinero, sino de tiempo vital. Hace poco tuve que volver a elegir y elegí acorde a esto. Sé que cuando llegue mi último momento en la vida no lamentaré haberme perdido lo que me he perdido al elegir así. Aunque tú y yo sabemos que hasta que llegue ese momento es valiente elegir de este modo.

Un besazo y buen fin de semana

luz dijo...

Lo sé, ami, tú tienes gran experiencia en esto y creo que la vida se va configurando a base de elecciones de este tipo.

Hay quien dice que el tiempo vale dinero, pero ni con todo el oro del mundo se podrían comprar esos momentos que dedicamos a los que queremos o la paz que proporciona un paseo relajado o toda una tarde para no hacer nada llena de momentos propios que puede convertirse en un auténtico tesoro.

Por otra parte, después de una vida entera de trabajo, de carreras y estrés porque así me vinieron las cosas, todo lo que tenía que demostrar, si es que había algo, ya me lo he demostrado a mí misma.

Los demás son libres de poner precio a su tiempo y a su vida.

Besitos y feliz finde.

leoriginaldisaster dijo...

luz!!que sabias palabras... no malgastemos nuestra ambicion..:), cierto^^

un gran abrazo amiga!!
lindos momentos!

luz dijo...

Gracias Leo:

Lo cierto es que, cada uno es feliz a su manera, y la mía, respetando las demás, no pasa por ciertas cosas.

Muchos besos y feliz sábado

Una mirada... dijo...

...y qué mayor/mejor ambición que la de ser feliz con todo aquello -concreto y/o abstracto- que compensa cualquier aspiración.
Nadie mejor que uno mismo/una misma conoce sus anhelos, sus luchas.

Mis afectos.

P.S.- Me he quedado con la alusión a tus pinceles... ¿Alguna de las imágenes que ilustran tus textos ha salido de esos pinceles que nombras?

luz dijo...

Así es, Una mirada, cada cual conoce el propio camino hacia la felicidad; en mi caso, tengo claras mis prioridades, pero eso es normal, después de haber vivido el tiempo que lo he hecho...

Sí, algunas imágenes de mis post, han salido de esos pinceles que, casualmente hoy tengo delante de mí.

Besos

Una mirada... dijo...

...todavía más vaiosos tus escritos, entonces.

Un placer poder recrearme, también, en la plasticidad que transforma las ideas en palabras e imágenes.