CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

domingo, 25 de octubre de 2009

¿Realidad?


El mundo está lleno de mitos, unos reales y otros ficticios, pero tanto da si “alguien” cuyo rastro o recuerdo ha servido para mejorar la vida o el comportamiento humano, fuera real o simple producto de la imaginación de otro.

Tenemos la fea costumbre de echar por tierra cosas válidas con la excusa de que su procedencia no es auténtica, de que no son reales… Pero ¿qué es la realidad?

Al hilo de esto, recuerdo que hace muchos años, hice un curso de Control Mental, denominación que nunca me ha parecido exacta para lo que se compone de una técnica de meditación y visualización creativa, que algunos aprenden por sí mismos, a base del mantenimiento en la imaginación o en el corazón del deseo de que algo suceda en su vida o en la de otros, y reconociendo que, como todo, esto puede darse en el aspecto tanto positivo como negativo, (allá cada cual con sus deseos y las consecuencias de los mismos) no dista un ápice de esta técnica a la que aludía en un principio.

Pues bien, recuerdo, con mucho cariño por lo que supuso para mí en aquel momento, que, dentro de esta técnica, se creaba (desde el punto de meditación/visualización) un laboratorio imaginario en el que existían una serie de elementos fijos y otros que “aparecían”, según las características, creencias conscientes o no, educación, cultura, del sujeto, diferentes en cada caso.

En esa meditación pude “ver”, grabado en una de las puertas de ese laboratorio, un sol, y en la otra un árbol . Al dirigirme al interior en el estado meditativo que comentaba, aparecía un alquimista representado por un anciano con sus matraces que me miraba y me hacía un gesto de que me acercara.

Al terminar el curso, le comenté a la amiga que me había recomendado la realización del mismo que, si todo eso que yo había percibido era irreal, de qué servía ayudarse de algo así (con el tiempo descubrí que eran símbolos de mi estado interior de búsqueda) y su respuesta fue: ¿A ti te sirve? ¿Te ayuda? Entonces, qué importa si son reales o no…

Si lo son para ti, siempre teniendo claro que es otra parte de tu realidad, la no tangible, la del otro lado ¡eso es lo que cuenta!

No tienes que dar cuentas a nadie, no tienes que convencer a nadie…

¡Sigue tu camino con lo que te encuentres!

Hay quien sitúa, generalmente por desconocimiento, todas estas disciplinas, si así queremos llamarlas, dentro de algo poco menos que indigno, cosas raras de gente extraña, pero sin embargo van a la iglesia a rogar a dios que les ayude y ponen en ello toda su fe, cosa por otra parte que considero de lo más digno y humano, aunque yo no crea en ello, pero…

¿Qué diferencia existe entre una y otra técnica? ¿Cuál de las dos o de otras tantas es más real?

6 comentarios:

aminuscula dijo...

Creo que la humanidad entera es analfabeta en este otro tipo de realidades, de ahí la crisis de valores que estemos viviendo de forma cada vez más atroz.
En todo caso, la realidad es algo tan subjetivo y somos tan limitados a la hora de percibirla que habría que detenerse a pensar. Es tan real lo tuyo como lo mío como lo que quiera que crea una hormiga, y el conjunto de todas estas percepciones infinitas conforman la realidad.

Un besazo amiga, disfruta de lo que queda de domingo.

leoriginaldisaster dijo...

Yo estoy con eso que dijo tu amiga, que si te ayuda que que mas da que sea real o no .. pero claro, a que te ayuda?
pienso que al fin y al cabo somos nosotros los que elegimos en que creer. solo debemos aprender a estar alerta para saber diferenciar que ayuda y es buena y cual no.. o mas que eso, cual queremos para nosotros... y esto me recuerda a tu anterior post luz:).
un gran abrazo amiga
un plcer^^
ten lindos dias^^

luz dijo...

Es cierto, ami:

La realidad global es la suma de todas las realidades individuales y la de cada uno es válida para sí mismo y tiene, sin duda un valor en la suma, tanto como cada parte dentro de la totalidad, ya que cada cual, en las diferentes vertientes de la existencia, cumplimos nuestra misión, la de SER aquello para lo cual existimos.

Muchos besitos, amiga

luz dijo...

Cada individuo, desde mi punto de vista, Leo, es producto de sus elecciones y es a través de las mismas que vamos re-conociéndonos a nosotros mismos a través del contacto consciente con aquello que trasciende la materia de la que estamos hechos.

Si las herramientas que utilizo, también desde mi forma de verlo, no están en conflicto con lo que creo percibir a través de mi conciencia, ni con el bienestar del resto de los seres que me acompañan en este mundo, son válidas, más allá de otro tipo de calificaciones.

En este caso que comento en el post, los símbolos que pude apreciar con el tiempo se referían, precisamente, a la búsqueda (alquímica) desde la ignorancia, representada por la mente o el ego (plomo), a través de un trabajo vital en el que tanto la luz como la sombra, el error como el acierto son válidos, para llegar a la esencia, al SER que podría considerarse la "piedra filosofal" (oro alquímico o conocimiento); probablemente me resten multitud de experiencias o de vidas, incluso puede ser que un día descubra que estoy equivocada y empiece de nuevo el camino, pero hasta entonces, estoy en ello, con más ilusión a medida que pasa el tiempo.

En suma, creo que la vida es un laboratorio en el que trabajamos desde el nacimiento hasta la muerte con el único objetivo de alcanzar el propio conocimiento que nos conducirá a la integración amorosa en la energía de la que partimos y nos genera.

Pero esto es sólo mi punto de vista y admito y respeto que hay tantos, no ya como personas, sino como seres vivos dentro de la existencia.

Un beso y feliz semana

Una mirada... dijo...

...pero ocurre, Luz, que, en demasiadas ocasiones, muchas de las experimentaciones/exploraciones con el propio Yo terminan siendo el nudo argumental de organizciones piramidales basadas en la charlatanería y el saqueo de carteras. Y no siempre es fácil determinarlo a priori, cuando uno/una acude con ilusión, ganas y buena fe.

Besos.

luz dijo...

Tienes razón "Una mirada".

Hay mucha mentira y mucho mangante en este tipo de actividades, por lo tanto hay que saber dónde nos metemos y sobre todo, tener ciertas precauciones con lo que nos ofrecen. Normalmente, cuando por medio hay dinero, es para sospechar, y desde luego, saber que en este mundo no existen milagros ni panaceas.

Un abrazo