CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

domingo, 11 de octubre de 2009

Miedos


“Atravesando la barrera del miedo encontramos la libertad”

He escuchado esta frase en una película malísima, pero me ha llevado a la reflexión, así que doy por bueno el haberla aguantado entera.

El miedo es algo presente en la vida de todos los humanos; seguramente es el primer sentimiento al abandonar el seno materno, la constante a través de la cual se nos “educa” a lo largo de la vida.

El sentimiento de soledad no es más que miedo, y la inseguridad, y la pasividad o la huida ante la adversidad que, afrontándola, podría ser el camino que nos condujera hacia el equilibrio; lo es, aunque parezca mentira, la búsqueda del poder y también la búsqueda de la trascendencia. Por miedo se cometen las mayores atrocidades, se priva de libertad a quien se teme; es el miedo el que lleva a algunos a manipular a otros…

Desde mi punto de vista, la mejor forma de perderlo es enfrentándose a él y a las situaciones que lo provocan.

Mientras no se pierda el miedo, principalmente a la propia verdad, a ser conscientes de lo que habita nuestro interior tanto positivo como negativo, no llegará la oportunidad de ser quienes somos y unido a esto considerarnos seres libres y ejercer como personas maduras.

El miedo paraliza, atrofia, bloquea y nos hace protagonistas de una realidad que no es nuestra porque no es producto de nuestra libre elección sino de aquello o aquellos que generan ese miedo.

7 comentarios:

aminuscula dijo...

Yo también vi una peli el otro día, en la que, después de la vida, llevaban a la gente a una especie de juicio para ver si habían vencido el miedo. Quien lo venciera se quedaba ahí, quien no volvía a la tierra. El planteamiento era muy interesante en principio, pero al final lo estropearon todo con simplezas.

Creo que la madurez consiste en vencer algunos miedos. Me refiero a la madurez emocional, edad que no muchos alcanzan. Hay miedos tontos y hay miedos atroces inculcados a propósito para hacernos más manejables en un momento dado. De hecho nuestra sociedad está sostenida por el miedo (a la gripe A, a los fundamentalistas, a la crisis económica, etc). Pero cuando decides pasar una pequeña temporada alejada de las "fuentes de información", contigo misma y tus pensamientos, con lo único que de verdad posees, te das cuenta de que sólo es humo y que lo que posees no te lo van a poder quitar.

Un beso amiga, buen lunes hermoso.

Una mirada... dijo...

"El miedo guarda la viña", sentencia el refranero popular. Y a ello -a formar guardianes de la propia viña- se han dedicado todos los grupos humanos a lo largo de la historia. Políticas del miedo, dioses temibles... Nada, físico y/o metafísico, se ha librado de ese incandescente fantasma que, lo queramos o no, rige todos los territorios terrenales y supraterrenales.

Pero el miedo, el temor más dañino y opresor, es el que se crea cada cual. Del miedo inducido se puede huír, de los miedos personales nacidos y alimentados por uno mismo/una misma no es tan fácil, entre otras razones porque cuesta reconocer que es el propio yo el mentor de las propias pesadillas.

(Interesantísimas propuestas para el debate, Luz, las que nos planetas escrito a escrito.)

Mis cordialidades.

Una mirada... dijo...

...donde puse "planetas" quise escribir "planteas"... Estas prisas... :)

luz dijo...

Pues estoy de acuerdo, ami.

Siempre me ha llamado la atención el que los medios de comunicación no sean más selectivos, más rigurosos, pero para eso deberían tener libertad de la auténtica, no estar adheridos al poder en una dirección o en la contraria; no tener como fin casi exclusivo el ranking de niveles de audiencia o de lectores y el provecho económico; no tener miedo a decir la verdad, a dar las noticias buenas y malas, claro, sin disfraz...

Lo que sí es cierto es que lo auténtico de cada cual siempre está ahí, pero a veces esas cortinas de humo impiden a muchos apreciarlo, con lo cual, en estos casos, conseguen su objetivo.

Besitos y gracias

luz dijo...

Tienes razón, Una mirada, en que de los miedos personales es más difícil escapar, o mejor, afrontarlos y eliminarlos, porque para ello hay que re-conocerse sin tapujos y estar dispuesto a caer y levantarse y hasta abandonar todo lo que se ha ido amontonando durante mucho tiempo para empezar desde cero.

Se puede, estoy segura de ello; sólo hay que decidirlo.

Un abrazo y gracias

leoriginaldisaster dijo...

Estoy contigo luz, el miedo es una de las peores cosas que hemos atropado.
La mayoria de los miedos tambien nacen de la ignorancia, el no saber pinta fantasmas donde no los hay.. pero como dices hay que dar la cara a aquello que tememos, aquello que nos ata y encierra, solo asi podremos ser nosotros mismos, con lo bueno y lo malo.
Yo pienso que vamos acumulando miedos a medida que crecemos, vamos poniendonos limites para tener una vida mas comoda.. pero ya se sabe, quien tapa y retapa un dia se acabara enterrando.

Gran reflexion luz:)
un abrazo grande amiga
ten una linda semana!:)

luz dijo...

Si hay algo que admiro en las personas, LEO,es la naturalidad, y ésta nace, precisamente, de dejarse llevar por lo que hay dentro de cada cual; detesto los disfraces, las posturas preconcebidas, la mentira adornada, y desde luego, todo esto obedece al miedo de no dar una imagen deseada, al miedo de que no nos aprecien lo suficiente que, por otra parte, nunca será bastante para quien lo consigue de esa manera.

Se puede engañar a los demás durante un tiempo, pero quien lo hace, nunca alcanzará la felicidad y más que eso, no gozará de calma interior.

Porque es muy duro para el SER no ser...

Muchos besos y feliz semana