CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

lunes, 17 de enero de 2011

Paseando I (Cuento de ficción)


Anoche salí a dar un paseo, caminaba sin un rumbo fijo, hacia donde mis pasos quisieran dirigirse e iba imbuida en mis pensamientos cuando me ocurrió algo para lo que no tengo explicación. Al dar la vuelta a una esquina, en lugar de encontrarme con la calle que debía ocupar ese espacio, apareció un muro cubierto de lilas y enredadera; mi sorpresa fue mayúscula, como es normal. Me quedé allí parada, con cara de poker hasta que una nueva presencia me sacó del trance...

Se trataba de alguien desconocido que me saludó al llegar y a continuación, se dirigió a una zona a la derecha de donde yo me encontraba y, después de empujar el muro, desapareció ante mi estupefacta mirada; antes de darme tiempo a reaccionar, el desconocido asomó de nuevo la cabeza por ese mismo lugar y se dirigió a mi: disculpe, me dijo, le apetecería entrar? Algo indecisa por la sorpresa, seguí al hombre y al franquear la entrada, apareció ante mis ojos el paisaje de un desierto.

Al verme tan confundida, el desconocido se presentó: soy D.J, me dijo, y vengo desde Méjico... Bueno, he de aclararte que en este lugar se lleva a cabo una competición muy especial en la que se emplean diferentes vehículos, pero, como te decía, no es una competición cualquiera... Digamos que el objetivo de la misma es el aprendizaje en grupo, y el premio, la experiencia y el autoconocimiento, el descubrimiento de que "aquí" y puso, con delicadeza, la mano en el centro de mi pecho, late algo más que un simple corazón.

A pesar de no comprender la situación, la oferta me resulto atractiva y acepté casi sin
Pensar, así que, a una indicación suya le seguí hasta una especie de hangar ubicado a unos metros de la entrada...

Al traspasar el umbral aparecieron ante nuestros ojos un sinfín de vehículos de lo más variado, desde automóviles de competición hasta una especie de cohetes, pasando por tortugas y caracoles a propulsión o platillos voladores de una sola plaza...

Ve cambiándote de ropa, continuó el caballero, mientras piensas en el vehículo con el que te gustaría competir. Así lo hice al entrar a una habitación donde había, cientos, miles de taquillas con un cartel que no distinguí en cada una de ellas; elegí la que más cerca tenía y cual no sería mi sorpresa cuando, al ir a abrirla observe que en la puerta había un letrero luminoso en el que ponía "Lucy", ése es mi nombre... ¿Cómo sabrían de antemano que iba a aceptar? Pero ese era otro de los misterios de mi fantástico "paseo"...
Continuará...

8 comentarios:

aminuscula dijo...

¿Continuará? Oh, no... Luz... no me dejes así...

Besitosss y feliz sssemana

Asana dijo...

!Maravilloso! Continúa...

Luz dijo...

No te dejaré así, ami... Sólo espero a Guisss, jeje

Besitosss

luz dijo...

Gracias, Asana-linda...

Sí, continuaré...

Anónimo dijo...

Ir a lo desconocido desde el mismo centro de tu corazón?.Posiblemente a encontrar la sabiduría , quizás la experiencia o aprendizaje, o puede que la nada?
Besos Nanita.
PD.Seguiré tu relato y así me entero.

luz dijo...

No sé Nanita, como es un cuento sin terminar, ni yo misma sé cómo lo haré... jeje, si lo termino...

Porque en realidad, lo mejor de los cuentos es el principio, cuando la historia te sugiere tanto como quieras imaginar con esa propuesta inicial.

Lo malo es que, si no se termina bien, decepciona, y a mí no se me dan bien los finales.

Pero sí, he dicho que lo termino, y lo termiiiinooooo...

Betitos

Una mirada... dijo...

Pues sí, Luz: lo mejor de los cuentos es el principio. [No, no voy a hacer "trampa" y voy a leer capítulo a capitulo. Palabra].

...y no te voy a negar que un viajecito en un caracol a propulsión me parece un plan aceptable para iniciar la Ruta Desconocida.

Paso a la segunda parte.

luz dijo...

Síii, Una mirada ¡El caracol!.

De verdad, si supieraís de donde ha salido lo de los vehículos... Pero al menos es diferente; ni una calabaza encantada ni un fórmula uno, que esos ya están muy devaluados..

Besitos