CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

domingo, 30 de enero de 2011

Paseando (Y.... V)


Corrí hacia mi vehículo con las pocas fuerzas que me quedaban y me acomodé en su interior. Aún no había terminado de hacerlo cuando aparecieron mis compañeros y se situaron, Will a mi derecha, Hondo a la izquierda y Celeste detrás; no se por qué pero tuve una gran sensación de plenitud cuando todos estuvimos reunidos. En el interior del casco, sonó la voz de DJ: Amigos, vamos a emprender la última etapa de esta Carrera, así que poned en marcha vuestros vehículos hacia su destino…

Observé que el Panel de Reciclaje Energético estaba con la carga al máximo y, nada más dar al botón de encendido, nuestros vehículos, al unísono, comenzaron a desplazarse a toda velocidad; antes de darme cuenta o de observar cualquier detalle, entré en un espacio donde lo predominante era la luz; una luz brillante que no cegaba y que iba cambiando de color a medida que el vehículo se desplazaba. Tuve la sensación mientras esto ocurría de que me iba recargando energéticamente y el cansancio lógico por lo vivido durante la noche pasada, desaparecía dando paso a un estado de bienestar muy agradable que solo podría describir con una palabra: calma…
Una calma que me recorría a todos los niveles vitales, sintiendo que, entre ese Panel de Reciclaje y yo existía una corriente de intercambio mutuo que me resultaba conocido por haberlo experimentado en otras circunstancias, esa corriente fluía de forma natural, sin que mediara voluntad de hacerlo… Sólo podría describirla con una palabra: Amor….

Fue entonces cuando escuché: “La vida no está hecha para comprenderla sino para vivirla” Y a continuación :”Aquel que tiene un porqué para vivir puede enfrentarse a todos los cómos”. Me di cuenta de que querer vivir la vida intelectualmente, restringiéndose a normas, preceptos, religiones, etc., no es vivir lo propio, lo que nos va llegando para ser experimentado… La noche pasada me demostró que la única vía para hacerlo, para aprender, para construir y evolucionar, está en nuestro interior, porque el camino que yo seguí en esa oscura noche del alma, fue un camino por mi elegido, orientada por mi propio corazón, por mi esencia, a través de los propios recursos.

Cuando me quise dar cuenta, había llegado al hangar y allí me esperaban mis compañeros y DJ… Nos abrazamos, esta vez a modo de despedida que intuí por un largo tiempo. DJ me dijo: Espero que lo vivido te sea de utilidad para tomar definitivamente el timón de tu existencia, Lucy. Siempre estaré a tu lado… Siempre estuve…

Will, Hondo y Celeste me rodearon de nuevo, como durante toda la “Carrera” , más que abrazarnos nos fundimos unos con otros, y pude darme cuenta de que cada uno de ellos representaba un aspecto de mí misma y que también, aunque no lo expresaran verbalmente, habían formado siempre parte de mí desde mi llegada a este mundo.

Contemplé el horizonte de aquel brillante desierto, el oasis con su pequeña laguna siempre viva, alimentada por las entrañas de la tierra, el azul brillante del firmamento…, y poco a poco, el paisaje fue cambiando… No tuve que atravesar puerta alguna para aparecer sentada en el autobús donde DJ me abordó…

Al mirar mi reloj, vi reflejada la hora en sus manecillas: Las cinco de la tarde… Presioné el botón de “Parada” y comencé a caminar más allá de ese muro de lilas y enredadera que marcaba una frontera entre lo externo y lo interior; supe que ese muro se había disuelto…

Respiré intensamente y un chorro de energía me recorrió de dentro a fuera percibiendo un fresco perfume ¿de lilas?

Seguí paseando…

Por la vida…

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Caray, Luz! Todo un camino de vida...Al final, me doy cuenta que todo el trayecto es una actitud, podríamos decir, energética, luminosa?.
No sé explicarte, pero sí puedo decir que tu relato me ha llegado a lo hondo. Me dá la sensación de haber sido tú durante el recorrido.
Un fuerte abrazo de Nanita.

aminuscula dijo...

Qué bonito final para este cuento, con el muro disuelto. Y lo que ese muro simbolizaba. Sí, amiga, me ha gustado.

Ahora, a por el próximo. Y luego a publicarlos. Ya sabes que quiero más muescas ;)

Un bessso bien grande

Asana dijo...

Hermosa experiencia Luz, está bien deshacerse de muros que ya no tienen niguna función...Y sobre todo descubrir la inmensidad y la paz que se encontraban detrás...grata sorpresa, supongo se llevó Lucy.
Un fuerte abrazo y gracias por compartirlo

luz dijo...

Me alegra que te haya gustado, Nanita...

Es simplemente un "paseo" por la vida visto con los "ojos" del SER.

Besitos

luz dijo...

Gracias, ami.

Derribar fronteras entre lo exterior y lo interno, ése sería el objetivo y de esa forma el encuentro con el equilibrio de lo que somos a nivel profundo.

Besitos, amiga

luz dijo...

Grata sorpresa, en efecto, Asana. Esto se puede conseguir si el muro no nos divide, al menos eso pensó Lucy...

Besitos

Una mirada... dijo...

...y el paseo continúa. Porque la Vida es caminar por paisajes edénicos y terroríficos donde todo es interpretable y hasta reciclable.

Felices recuerdos, Luz.

luz dijo...

Gracias, Una mirada.. ¡Por leerte los cinco!

Sí, claro que continúa; hasta que el destino quiera, que yo voy a estar dispuesta hasta el último momento...

Besos