CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, 27 de enero de 2011

Paseando IV


A la entrada del parque, nos esperaban Will, Hondo y Celeste. Después de los saludos correspondientes, Hondo indicó a DJ que un poco más adelante se encontraba el acceso al otro espacio, de manera que le seguimos por una vereda solitaria y al llegar a una espesa arboleda, en un lugar donde se podía distinguir una zona de penumbra que se iluminó a medida que nos acercábamos, pudimos ver el muro cubierto de lilas y enredaderas por donde entramos siguiendo a nuestro compañero.

El paisaje del desierto se ofrecía esplendoroso, y lo más curioso es que, al contrario de lo que pudiera pensarse, la temperatura era agradable, casi primaveral, la arena brillaba como si alguien la hubiera mezclado con miles, millones, de diminutas estrellas, y…

…Antes de acceder al parque junto a DJ, había consultado la hora y mi reloj marcaba las 5 de la tarde, sin embargo al entrar en ese lugar que yo había identificado, a lo largo del tiempo de reflexión desde el primer encuentro hasta el momento presente, como un espacio del alma, se podía contemplar un anochecer esplendoroso con el contorno de las árboles del oasis cercano dibujados, casi troquelados, en el azul estrellado del horizonte a la par que una luna enorme se reflejaba en la pequeña laguna que brotaba de las entrañas de la tierra...

Se trataba de una estampa verdaderamente cautivadora y relajante… Estuvimos unos minutos en silencio contemplando el paisaje, hasta que DJ nos sacó del éxtasis exclamando: Es hora de ponernos en marcha, ir a cambiaros de ropa y reuniros a continuación conmigo.

Al entrar al hangar me di cuenta de que los vehículos no se encontraban en su lugar, cosa que me extrañó; miré a mis compañeros y antes de formular la pregunta, Will, sonriendo me dijo, mientras se acercaba y amablemente me tomaba por el hombro: ¿Has dado por hecho que todo será igual a la vez anterior? ¡No necesariamente, Lucy! Espera, amiga: “La espera está llena de claves y mensajes. La espera es un arte que se desarrolla a través de la paciencia”

Al llegar al punto de encuentro, DJ nos entregó una bolsa a cada uno… Dentro, aclaró, tenéis todo lo necesario para la jornada que vais a vivir. Se trata, continuó, de la búsqueda y puesta en marcha de vuestros vehículos vitales, y para ello debéis dirigiros sin demora alguna... Y entonces especificó: Will, al norte, Hondo al sur, Celeste al este y tú, Lucy, al oeste…

Cuando DJ terminó la explicación, mis tres compañeros comenzaron a caminar inmediatamente; yo me detuve y miré el interior de la mochila buscando una brújula, ya que al haber casi anochecido, no sabía de qué forma orientarme. Al no encontrarla pregunté a DJ, a lo que respondió: "No necesitas ninguna brújula". Simplemente sigue el camino del corazón y extendiendo su mano a modo de despedida, estrechó la mía mientras me deseaba suerte sonriendo. Al ver la duda reflejada en mi cara, añadió: "Dibuja tú misma el camino y hazlo con tus pasos, sin pensar en la meta; el propio camino es tu meta, Lucy...

Había tal convencimiento en su mirada que todas mis dudas se disiparon, de manera que empecé a caminar mirando de vez en cuando a la luna, al horizonte, confiando que, mis pasos me conducirían por el camino adecuado...

Caminar por el desierto no es tarea fácil, especialmente cuando no se lleva un mapa, brújula o se poseen conocimientos de astronomía para orientarse, pero en mi memoria conservaba tanto las palabras de Will en el hangar como de DJ antes de partir... El silencio era tal que podía escuchar el latido de mi corazón, y en ese latido una vez que mi inseguridad iba desapareciendo, descubrí un mapa misterioso que me indicaba el sentido de mis pasos.
Estuve horas caminando, o al menos lo que que yo sentía como el discurrir del tiempo en aquel espacio y durante el trayecto acudió a mi ánimo el recuerdo de mis padres, de mis hijos, de mis hermanos y amigos, de todos aquellos que habían tenido importancia en mi vida y me sentí fuerte y capaz, a través del amor entregado y recibido, sintiéndome, asimismo, inundada por algo que no podría definir y que me amparaba, proporcionándome el impulso necesario para seguir adelante cuando el viento arreció y las arenas del desierto se levantaron por efecto del temporal, mágicamente abrigada para poder combatir el frío cuando la temperatura nocturna se hacía insoportable...

Fui entonces consciente, de que debía atravesar esa oscura noche del alma que haría posible que todo mi ser se iluminara cumpliendo, así, mi verdadera misión. Sentí que era todo eso lo único válido en este espacio más allá de la vida. Atrás quedaban carentes de valor, mis posesiones materiales, posición social, conocimientos académicos o cualquier otro adorno que no cupiera en este "lugar" en el que ahora me encontraba.

Al cabo de un tiempo que no sabría calcular, cuando empezaba a pensar que ya no me quedaban fuerzas para seguir adelante y que sucumbiría en el intento, amaneció súbitamente y a pocos metros pude contemplar mi vehículo iluminado por el sol del amanecer...

Miré hacia atrás y la noche se despidió de mi dejando tras de sí la experiencia vivida en lo más profundo de mi corazón.

Continuará....

8 comentarios:

Asana dijo...

Amiga Luz,
Maravilloso sin más. La descripciones del paisaje, la arena brillante…Creo haber vivido la experiencia de la mano de Lucy…
Y me alegra saber de la eficacia de esas brújulas que todos tenemos, y que nos llevarán a buen puerto, tarde o temprano.
De mi propia mano creo haber vivido esa inundación de energía colmada del amor recibido y entregado…es la que mueve mi caminar, el nuestro. Besitosss y continúa!

luz dijo...

La eficacia de esa brújula, Asana es absoluta; cualquier cosa que emprendamos en la vida, si sigue el camino del corazón, llega a buen término. Por otra parte, el amor, el incondicional, es el único "trofeo" que debemos perseguir en este mundo.

Muchos besitos

Anónimo dijo...

Tienes una forma extraordinaria de reflejar el camino de la vida.....
Estoy absolutamente apasionada con la lectura de tu relato, donde en unas cuantas lineas describes el elixir de la existecia. La brújula interior, el camino del corazón, la vivencia del presente....
¡Cuanta experiencia personal nos estás regalando!.
Gracias,queridísima amiga, eres un regalo divino.
Nanita.

luz dijo...

Bueno, nanita... La verdad es que no sé qué decir ante lo que expresas. Sí matizar que estos relatos salen de lo más profundo de mi misma.

Gracias por todo

Besitosss

aminuscula dijo...

Estoy con Nanita, tienes una forma de contar las experiiencias muy particular.

Esperamos impacientes la siguiente entrega.

Un bessso grande

Asana dijo...

Estoy de acuerdo con ambas! Y si visitais mi blog de hoy he dejado un regalito para Luz...Besos

Una mirada... dijo...

La fuerza del amor dado y recibido, el empuje de la generosidad... Palancas para mover el corazón y estimular la mente. No hay mejores armaduras ni cobertores más cálidos ni cortavientos más resistentes.

luz dijo...

Ni más reales, Una mirada. Todo lo demás depende de ésto.

Besitos